Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 441

En la medida en que los niños reciban una fuerte vivencia de la fe cristiana podrán responder mejor a los retos que la fe lleva consigo. Muchas veces se resalta la niñez como la etapa esencial en la vida de toda persona, donde se consolidan los valores y la percepción de la realidad, donde se colocan los fundamentos que después –en la juventud- se van a desarrollar. Comparado con la actividad de los agricultores podemos decir que estamos en el periodo en que es necesario sembrar la buena semilla.

Los encargados de sembrar la buena semilla son, por supuesto, los padres de familia y la comunidad parroquial. Yo tuve la experiencia de la Infancia Misionera, y puedo decir que me ayudó a descubrir e ilusionarme por la misión, aún cuando no tenía muy claro de qué podría tratarse. Es por esto que no se puede pasar por alto en la catequesis de los niños el tema de la misión. Dios sabrá cómo hacer germinar y crecer en el corazón de cada niño la dimensión misionera. Claro que no puede reducirse todo a un tipo de actividad pastoral, sino más bien, integrar la dimensión misionera en la vida normal de la Iglesia. Solamente así los padres se sentirán como primeros responsables de la evangelización de sus hijos.

Sería deseable que la familia se sintiera como primera responsable de la misión de sus hijos, y los hijos tuvieran impreso esta dimensión eclesial en sus vidas. Una gran responsabilidad recae sobre los adultos. Pidamos al Señor que suscite verdaderas familias misioneras

Anuncios

agosto 23, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA | , , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 441

441. Proponemos al respecto algunas orientaciones pastorales:

a)         Inspirarse en la actitud de Jesús para con los niños, de respeto y acogida como los predilectos del Reino, atendiendo a su formación integral. De importancia para toda su vida es el ejemplo de oración de sus padres y abuelos, quienes tienen la misión de enseñar a sus hijos y nietos las primeras oraciones.

b)         Establecer, donde no existan, el Departamento o Sección de Niñez, para desarrollar acciones puntuales y orgánicas a favor de los niños y las niñas.

c)         Promover procesos de reconocimiento de la niñez como un sector decisivo de especial cuidado por parte de la Iglesia, la Sociedad y el Estado.

d)        Tutelar la dignidad y derechos naturales inalienables de los niños y niñas, sin perjuicio de los legítimos derechos de los padres. Velar para que los niños reciban la educación adecuada a su edad en el ámbito de la solidaridad, de la afectividad y la sexualidad humana.

e) Apoyar las experiencias pastorales de atención a la primera infancia.

f)         Estudiar y considerar las pedagogías adecuadas para la educación en la fe de los niños, especialmente en todo lo relacionado a la iniciación cristiana, privilegiando el momento de la primera comunión. De importancia para toda su vida es el ejemplo de oración de sus padres y abuelos, quienes tienen la misión de enseñar a sus hijos y nietos las primeras oraciones.

g)         Valorar la capacidad misionera de los niños y niñas, que no sólo evangelizan a sus propios compañeros, sino que también pueden ser evangelizadores de sus propios padres.

h)         Fomentar la institución de la Infancia Misionera.

i)          Promover y difundir permanentemente investigaciones sobre la niñez, que hagan sostenible, tanto el reconocimiento de su cuidado, como las iniciativas a favor de la defensa y de su promoción integral.

junio 1, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , , | Deja un comentario