Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 427-430

Pero la percepción de la Iglesia invita a considerar detrás de todo posible clasificación, que se trata de personas humanas. Como tal, todo hombre y mujer merece respeto y consideración.  A través de la pastoral penitenciaria, la Iglesia invita a quienes están retenidos en las cárceles, a alzar la perspectiva de su vida, a salir del mal –que no está exclusivamente en ellos-, animarles en cuanto personas, anunciarles a Cristo, y si la respuesta es positiva, acompañarles en el camino de conversión. Toda persona puede abrirse a la gracia de la conversión. Es una convicción de la fe cristiana.

La triste realidad que viene denunciada es que las cárceles, faltando programas de rehabilitación, se convierten en escuelas donde quien entró por haber cometido una falta a la ley, saldrá con mayor disposición para continuar el camino de la violencia. Luego se afirma la lentitud de los procedimientos en los sistemas judiciales. Esto hace más compleja la realidad existente. La debilidad del sistema judicial hace que no todos los que quebrantan la ley cumplan con su condena.

Como última consideración sólo me gustaría señalar que detrás de toda violencia contra la persona humana, venga de donde venga, se comete una injusticia. Y también son una ofensa a Dios creador del hombre a su imagen  y semejanza.

Anuncios

abril 10, 2010 Posted by | IGLESIA | , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 427-430

8.6.5 Detenidos en cárceles

427. Una realidad que golpea a todos los sectores de la población, pero principalmente al más pobre, es la violencia producto de las injusticias y otros males que durante largos años se ha sembrado en las comunidades. Esto induce a una mayor criminalidad y, por ende, a que sean muchas las personas que tienen que cumplir penas en recintos penitenciarios inhumanos, caracterizados por el comercio de armas, drogas, hacinamiento, torturas, ausencia de programas de rehabilitación, crimen organizado que impide un proceso de reeducación y de inserción en la vida productiva de la sociedad. Hoy por hoy, las cárceles son con frecuencia, lamentablemente, escuelas para aprender a delinquir.

428. Es necesario que los Estados se planteen con seriedad y verdad la situación del sistema de justicia y la realidad carcelaria. Se necesita una mayor agilidad en los procedimientos judiciales, una atención personalizada del personal civil y militar que en condiciones muy difíciles labora en los recintos penitenciarios, y el reforzamiento de la formación ética y de los valores correspondientes.

429. La Iglesia agradece a los capellanes y voluntarios que, con gran entrega pastoral, trabajan en los recintos carcelarios, Con todo, se debe fortalecer la pastoral penitenciaria, donde se incluyan la labor evangelizadora y de promoción humana por parte de los capellanes y del voluntariado carcelario. Prioridad tienen los equipos o Vicarías de Derechos Humanos que garanticen el debido proceso a los privados de libertad y una atención muy cercana a la familia de los mismos.

430. Se recomienda a las Conferencias Episcopales y Diócesis fomentar las comisiones de pastoral penitenciaria, que sensibilicen a la sociedad sobre la grave problemática carcelaria, estimulen procesos de reconciliación dentro del recinto penitenciario e incidan en las políticas locales y nacionales en lo referente a la seguridad ciudadana y la problemática penitenciaria.

abril 1, 2010 Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , , , | Deja un comentario