Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 442-445

9.3 Los adolescentes y jóvenes

442. Merece especial atención la etapa de la adolescencia. Los adolescentes no son niños ni son jóvenes. Están en la edad de la búsqueda de su propia identidad, de independencia frente a sus padres, de descubrimiento del grupo. En esta edad, fácilmente pueden ser víctimas de falsos líderes constituyendo pandillas. Es necesario impulsar la pastoral de los adolescentes, con sus propias características, que garantice su perseverancia y el crecimiento en la fe. El adolescente busca una experiencia de amistad con Jesús.

443. Los jóvenes y adolescentes constituyen la gran mayoría de la población de América Latina y de El Caribe. Representan un enorme potencial para el presente y futuro de la Iglesia y de nuestros pueblos, como discípulos y misioneros del Señor Jesús. Los jóvenes son sensibles a descubrir su vocación a ser amigos y discípulos de Cristo. Están llamados a ser “centinelas del mañana”, comprometiéndose en la renovación del mundo a la luz del Plan de Dios. No temen el sacrificio ni la entrega de la propia vida, pero sí una vida sin sentido. Por su generosidad están llamados a servir a sus hermanos, especialmente a los más necesitados con todo su tiempo y vida. Tienen capacidad para oponerse a las falsas ilusiones de felicidad y a los paraísos engañosos de la droga, el placer, el alcohol y todas las formas de violencia. En su búsqueda del sentido de la vida, son capaces y sensibles para descubrir el llamado particular que el Señor Jesús les hace. Como discípulos misioneros, las nuevas generaciones están llamadas a transmitir a sus hermanos jóvenes sin distinción alguna, la corriente de vida que viene de Cristo, y a compartirla en comunidad construyendo la Iglesia y la sociedad.

444. Por otro lado, constatamos con preocupación que innumerables jóvenes de nuestro continente atraviesan por situaciones que les afectan significativamente: las secuelas de la pobreza, que limitan el crecimiento armónico de sus vidas y generan exclusión; la socialización, cuya transmisión de valores ya no se produce primariamente en las instituciones tradicionales, sino en nuevos ambientes no exentos de una fuerte carga de alienación; su permeabilidad a las formas nuevas de expresiones culturales, producto de la globalización, lo cual afecta su propia identidad personal y social. Son presa fácil de las nuevas propuestas religiosas y pseudo religiosas. La crisis, por la que atraviesa la familia hoy en día, les produce profundas carencias afectivas y conflictos emocionales.

445. Están muy afectados por una educación de baja calidad, que los deja por debajo de los niveles necesarios de competitividad, sumado a los enfoques antropológicos reduccionistas, que limitan sus horizontes de vida y dificultan la toma de decisiones duraderas. Se ve ausencia de jóvenes en lo político debido a la desconfianza que generan las situaciones de corrupción, el desprestigio de los políticos y la búsqueda de intereses personales frente al bien común. Se constata con preocupación suicidios de jóvenes. Otros no tienen posibilidades de estudiar o trabajar, y muchos dejan sus países por no encontrar en ellos un futuro, dando así al fenómeno de la movilidad humana y la migración un rostro juvenil. Preocupa también el uso indiscriminado y abusivo que muchos jóvenes hacen de la comunicación virtual.

Anuncios

agosto 24, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, MISION CONTINENTAL, OPCION POR LOS JOVENES | , , , , , | Deja un comentario

Comentario n. 438-440

Solamente quiero subrayar el valor fundamental que tiene la transmisión de la fe en esta edad. En todos los hogares donde hay niños es posible dedicar un poco más de tiempo a considerar este aspecto. Es verdad que la parroquia está llamada a ofrecer un itinerario de formación en la fe  para los niños. Pero esto no exime de la tarea de los padres para formar en la fe a los hijos. Si hubiera más conciencia en la familia de formar discípulos y misioneros de Jesucristo, se aprovecharía a transmitir una experiencia de vida.

Junto a esta tarea de formación en la fe, está el cuidado de la niñez en general. Las diversas iniciativas eclesiales nacen como una respuesta concreta del amor de Cristo por los niños. Advierte el documento, y esto es un reto, que no se puede permanecer indiferente ante el sufrimiento de tantos niños.

mayo 30, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA | , , , , | Deja un comentario

Comentario n. 437

Las acciones concretas que se proponen para la Pastoral Familiar, son algunos puntos fundamentales  que la pastoral diocesana debería considerar  a la hora definir los objetivos en los planes pastorales.

Considero que este numeral no necesita de un largo comentario, dado que las acciones señaladas son una propuesta que, según las circunstancias y según la experiencia que tenga la pastoral familiar, podrá asumir, reforzar, adecuar o implementar.

Importante es subrayar que, al pensar en la pastoral familiar, se tiene en mente una realidad que necesita de la cooperación de los distintos organismos eclesiales de una diócesis o conferencia episcopal. Podría decir, que toda la Iglesia, pastores y fieles, están llamados a cooperar para fortalecer a la familia, solamente así, los efectos negativos pueden disminuir.

mayo 15, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, FAMILIA CRISTIANA, IGLESIA | , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 437

437. Para tutelar y apoyar la familia, la pastoral familiar puede impulsar, entre otras, las siguientes acciones:

a)         Comprometer de una manera integral y orgánica a las otras pastorales, los movimientos y asociaciones matrimoniales y familiares a favor de las familias.

b)         Impulsar proyectos que promuevan familias evangelizadas y evangelizadoras.

c)         Renovar la preparación remota y próxima para el sacramento del matrimonio y la vida familiar con itinerarios pedagógicos de fe.

d)        Promover, en diálogo con los gobiernos y la sociedad, políticas y leyes a favor de la vida, del matrimonio y la familia.

e) Impulsar y promover en la educación integral de los miembros de la familia, especialmente a aquellos miembros de la familia que están en situaciones difíciles, incluyendo la dimensión del amor y la sexualidad.

f)         Impulsar centros parroquiales y diocesanos con una pastoral de atención integral a la familia, especialmente a aquellas que están en situaciones difíciles: madres adolescentes y solteras, viudas y viudos, personas de la tercera edad, niños abandonados, etc.

g)         Establecer programas de formación, atención y acompañamiento para la paternidad y la maternidad responsables.

h)         Estudiar las causas de las crisis familiares para afrontarlas en todos sus factores.

i)          Seguir ofreciendo formación permanente, doctrinal y pedagógica para los agentes de pastoral familiar.

j)          Acompañar con cuidado, prudencia y amor compasivo, siguiendo las orientaciones del Magisterio, a las parejas que viven en situación irregular, teniendo presente que a los divorciados y vueltos a casar no les es permitido comulgar. Se requieren mediaciones para que el mensaje de salvación llegue a todos. Urge impulsar acciones eclesiales, con un trabajo interdisciplinario de teología y ciencias humanas, que ilumine la pastoral y la preparación de agentes especializados para el acompañamiento de estos hermanos.

k)         Ante las peticiones de nulidad matrimonial, se ha de procurar que los Tribunales eclesiásticos sean accesibles y tengan una correcta y pronta actuación.

l)          Ayudar a crear posibilidades para que los niñas y niños huérfanos y abandonados logren, por la caridad cristiana, condiciones de acogida y adopción, y puedan vivir en familia.

m) Organizar casas de acogida y un acompañamiento específico para acudir con compasión y solidaridad a las niñas y adolescentes embarazadas, a las madres “solteras”, a los hogares incompletos.

n)         Tener presente que la Palabra de Dios, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, nos pide una atención especial hacia las viudas. Buscar la manera de que ellas reciban una pastoral que las ayude a enfrentar esta situación, muchas veces de desamparo y soledad.

mayo 10, 2010 Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA, IGLESIA | , , , | Deja un comentario

Comentario n. 432-436

De la constatación del valor de la familia y del matrimonio deben extraerse algunas consecuencias para el trabajo pastoral  de las diócesis. En primer lugar, una pastoral familiar que trabaja al interno de la iglesia local y, en segundo lugar, que sea capaz de promover una cultura que favorezca a la familia, en sus diferentes miembros.

El anuncio de Cristo, de su obra redentora, y de su celebración en los sacramentos, debe llevar a la convicción que el hombre y la mujer han sido sanados en su interior para que puedan responder a la vocación familiar, como padres y madres responsables. Las rupturas que amenazan a la familia, nacen del corazón, y de poca confianza en la gracia de Dios para vivir una unión que supone la entrega para toda la vida. Los jóvenes cristianos tienes que estar convencidos, porque lo creen y porque se lo proponen, que el matrimonio es una vocación que exige darlo todo.

La Iglesia no puede dejar de  proponer a todos, y en particular  a los creyentes, el gran valor del matrimonio. Si es verdad que algunos matrimonios fallan, esto no es motivo para no poner de relieve los valores que custodia la familia, como educadora en valores y constructora de humanidad.

mayo 6, 2010 Posted by | FAMILIA CRISTIANA, IGLESIA, MISION CONTINENTAL | , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 432-436

9.1 El matrimonio y la familia

432. La familia es uno de los tesoros más importantes de los pueblos latinoamericanos y caribeños, y es patrimonio de la humanidad entera. En nuestros países, una parte importante de la población está afectada por difíciles condiciones de vida que amenazan directamente la institución familiar. En nuestra condición de discípulos y misioneros de Jesucristo estamos llamados a trabajar para que esta situación sea transformada, y la familia asuma su ser y su misión en el ámbito de la sociedad y de la Iglesia.

433. La familia cristiana está fundada en el sacramento del matrimonio entre un varón y una mujer, signo del amor de Dios por la humanidad y de la entrega de Cristo por su esposa, la Iglesia. Desde esta alianza de amor se despliegan la paternidad y la maternidad, la filiación y la fraternidad, y el compromiso de los dos por una sociedad mejor.

434. Creemos que “la familia es imagen de Dios que, en su misterio más íntimo no es una soledad, sino una familia”. En la comunión de amor de las tres Personas divinas, nuestras familias tienen su origen, su modelo perfecto, su motivación más bella y su último destino.

435. Dado que la familia es el valor más querido por nuestros pueblos, creemos que debe asumirse la preocupación por ella como uno de los ejes transversales de toda la acción evangelizadora de la Iglesia. En toda diócesis se requiere una pastoral familiar “intensa y vigorosa” para proclamar el evangelio de la familia, promover la cultura de la vida, y trabajar para que los derechos de las familias sean reconocidos y respetados.

436. Esperamos que los legisladores, gobernantes y profesionales de la salud, conscientes de la dignidad de la vida humana y del arraigo de la familia en nuestros pueblos, la defiendan y protejan de los crímenes abominables del aborto y de la eutanasia; ésta es su responsabilidad. Por ello, ante leyes y disposiciones gubernamentales que son injustas a la luz de la fe y la razón, se debe favorecer la objeción de conciencia. Debemos atenernos a la “coherencia eucarística”, es decir, ser conscientes de que no pueden recibir la sagrada comunión y al mismo tiempo actuar con hechos o palabras contra los mandamientos, en particular cuando se propician el aborto, la eutanasia y otros delitos graves contra la vida y la familia. Esta responsabilidad pesa de manera particular sobre los legisladores, gobernantes, y los profesionales de la salud.

mayo 1, 2010 Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA, IGLESIA | , , , , | Deja un comentario

Comentario n. 431

Nos disponemos a comentar el capítulo 9 del Documento de Aparecida. Poco a poco nos aproximamos al final de dicho documento. En este apartado nos detendremos a considerar aspectos relacionados especialmente  con la familia.

Sabemos que la fe cristiana es una relación con Dios y con los demás. Nos centraremos en los aspectos familiares, que a la luz de Cristo adquieren un sentido nuevo y una misión que cumplir. Hablar de la familia de hoy, a la luz del discípulo misionero adquiere un sentido fuerte, porque es aquí, en esta institución, donde se tiene que vivir esta llamada de Jesucristo.

Encontraremos algunas propuestas de acción que se concretizan en la parroquia o a nivel de diócesis, como es la pastoral familiar. Algunos temas son de gran actualidad y complejidad. Lo que conviene tener presente es la grandeza de la familia en el plan de Dios, redimida por Cristo y llamada a ser sal y luz en nuestros tiempos.

abril 27, 2010 Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 431

CAPÍTULO 9 FAMILIA, PERSONAS Y VIDA

431. No podemos detenernos aquí a analizar todas las cuestiones que integran la actividad pastoral de la Iglesia, ni podemos proponer proyectos acabados o líneas de acción exhaustivas. Sólo nos detendremos a mencionar algunas cuestiones que han alcanzado particular relevancia en los últimos tiempos, para que posteriormente las Conferencias Episcopales y otros organismos locales avancen en consideraciones más amplias, concretas, y adaptadas a las necesidades del propio territorio.

abril 13, 2010 Posted by | IGLESIA | , , , | Deja un comentario

Comentario n. 301-303

La familia es una institución de una gran relevancia a nivel humano, y por consiguiente también para la formación cristiana.

La familia es “fuente de valores humanos y cívicos“: es en el seno familiar donde la persona adquiere la formación para vivir y convivir en la sociedad. Dado que la persona es un ser social por naturaleza, es decir, no puede realizar su existencia, su vida, su proyecto personal por sí mismos, sino que siempre es necesario contar con un ambiente, con unas personas, con otros que le ayudan en el crecimiento personal.

La familia tiene su fundamento en el matrimonio. Hombre y mujer deciden realizar un proyecto juntos, se comprometen a vivir de modo estable el uno para el otro. El matrimonio es ese compromiso establecido sobre la base del amor y la libertad, entre dos personas que libremente aceptan el vínculo que les une de modo indisoluble.

En la medida que la familia cumple su función la sociedad se fortalece y se enriquece.  Es por esto que la Iglesia proclama con claridad la  verdad del matrimonio y la familia, como instituciones que solo pueden estar a disposición del bien de la persona, de su desarrollo y crecimiento integral.

Creo que todos somos conscientes que crecer en una familia unida es la mejor escuela de la vida. Cuando papá y mamá saben estar a la altura de sus responsabilidades, ellos mismos experimentan la alegría de entregarse mutuamente y por sus hijos.

Y por otra parte también nos damos cuenta que cuando un matrimonio se rompe, es un mal y sufrimiento para todos. Dentro del plan de Dios, está que hombre y mujer vivan su “alianza” de amor durante toda la vida. El paradigma de este amor lo encontramos en Dios mismo, que ha querido hacer una “Alianza con los hombres” y Dios es fiel a esta Alianza. En el fondo, y como causa última, es el pecado el que rompe esta unidad entre Dios y los hombres, y como consecuencia también entro los hombres entre sí. El divorcio no puede ser una bien  ni para los esposos ni para los hijos. Es sobre la unidad del amor que se funda la persona.

Tener matrimonios fuertes, sólidos, bien constituidos, hogares donde se acoge generosa y responsablemente, familias que educan a sus hijos es algo que entra dentro de la misión de la Iglesia. En la medida que papá y mamá viven su fe, se ponen en disposición de transmitir la fe. Este es el mejor modo de cumplir la gran misión continental que la Iglesia quiere impulsar. En la experiencia diaria es donde se realiza la formación cristiana de los hijos, y no sólo en los momentos aislados.

La pastoral familiar tiene un lugar importantísimo para hacer descubrir a los matrimonios que no pueden olvidar o poner en segundo plano la formación cristiana de los hijos. Todo esto viene facilitado cuando hay conciencia de la dignidad del matrimonio.

marzo 21, 2009 Posted by | FAMILIA, FAMILIA CRISTIANA, IGLESIA, MISIÓN, MISION CONTINENTAL | , , , , , , , | Deja un comentario