Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 136-142

Una vez que Jesús ha llamado  y escogido a sus discípulos para que le sigan, sabiendo que se trata de un llamado totalmente nuevo y distinto del que hacían los maestros de aquel tiempo, les va revelando progresivamente el misterio de su Persona: es el Hijo del Padre.

Después de vivir con Jesús durante unos tres años, escuchar sus predicaciones que llegaban al corazón, ver los milagros que realizaba, acompañarlo en sus continuos viajes, verlo orar tan frecuentemente, su cercanía hacia los pecadores, los pobres, los marginados, los pequeños, los enfermos; su modo de enseñar, de hablar, de vivir era algo que a los discípulos les hacía reflexionar: “La admiración por la persona de Jesús, su llamada y su mirada de amor”.

De aquí surge la respuesta: una respuesta consciente y libre, una determinación a seguirlo, una adhesión a su Persona, y por consiguiente a su misión.

Este es el segundo momento que representa la respuesta del discípulo: las palabras de Jesús fueron: “Sígueme” ahora responde el discípulo y esta respuesta es vital, afecta toda la esfera del discípulo. Se plantea su vida a partir de esta nueva amistad: la de Jesucristo.

En ocasiones esta respuesta en el Evangelio está como escondida: “lo siguió“, “dejó todo“; otras veces también está la negación: “se fue triste“, “le suplicaron que se fuera“…

Quien dice: “te seguiré” compromete su vida presente y futura. “Es un “sí” que compromete radicalmente la libertad del discípulo a entregarse a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida“. Te seguiré quiere decir estar dispuestos a “identificarse” con el Maestro, querer llegar a tener la misma “identidad” de Jesucristo.

También para nosotros, el seguimiento de Jesús, como discípulos suyos, miembros de la misma Iglesia, supone comprometer nuestra vida y aprender de la vida de Jesucristo Camino, Verdad y Vida. Sencillamente no podemos seguir “cualquier camino”, ni debemos temer a la verdad, ni aferrarnos a nuestro modo de concebir la “vida”.

¿Qué significa para un discípulo creer en Jesús Camino, Verdad y Vida? Camino: abrirse a su misterio de salvación para que seamos hijos suyos y hermanos unos de otros; Verdad: renunciar a nuestras mentiras y propias ambiciones; Vida: abrazar su plan de amor y entregarnos para que otros “tengan vida en Él”.

En el proceso de identificación con el Maestro, la Eucaristía ocupa un lugar central, es la gran transformación que realiza desde el interior que tiene su reflejo en el exterior. La Eucaristía es Cristo en mí, y yo en Cristo.

Anuncios

junio 15, 2008 Posted by | DISCÍPULOS, IGLESIA | , , , , , , , | Deja un comentario

APARECIDA N. 136-142

4.2 Configurados con el Maestro

136. La admiración por la persona de Jesús, su llamada y su mirada de amor buscan suscitar una respuesta consciente y libre desde lo más íntimo del corazón del discípulo, una adhesión de toda su persona al saber que Cristo lo llama por su nombre (cf. Jn 10, 3). Es un “sí” que compromete radicalmente la libertad del discípulo a entregarse a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida (cf. Jn 14, 6). Es una respuesta de amor a quien lo amó primero “hasta el extremo” (cf. Jn 13, 1). En este amor de Jesús madura la respuesta del discípulo: “Te seguiré adondequiera que vayas” (Lc 9, 57).

137. El Espíritu Santo que el Padre nos regala nos identifica con Jesús-Camino, abriéndonos a su misterio de salvación para que seamos hijos suyos y hermanos unos de otros; nos identifica con Jesús-Verdad, enseñándonos a renunciar a nuestras mentiras y propias ambiciones, y nos identifica con Jesús-Vida, permitiéndonos abrazar su plan de amor y entregarnos para que otros “tengan vida en Él”.

138. Para configurarse verdaderamente con el Maestro es necesario asumir la centralidad del Mandamiento del amor, que Él quiso llamar suyo y nuevo: “Ámense los unos a los otros, como yo los he amado” (Jn 15, 12). Este amor, con la medida de Jesús, de total don de sí, además de ser el distintivo de cada cristiano no puede dejar de ser la característica de su Iglesia, comunidad discípula de Cristo, cuyo testimonio de caridad fraterna será el primero y principal anuncio, “reconocerán todos que son discípulos míos” (Jn 13, 35).

139. En el seguimiento de Jesucristo, aprendemos y practicamos las bienaventuranzas del Reino, el estilo de vida del mismo Jesucristo: su amor y obediencia filial al Padre, su compasión entrañable ante el dolor humano, su cercanía a los pobres y a los pequeños, su fidelidad a la misión encomendada, su amor servicial hasta el don de su vida. Hoy contemplamos a Jesucristo tal como nos lo transmiten los Evangelios para conocer lo que Él hizo y para discernir lo que nosotros debemos hacer en las actuales circunstancias.

140. Identificarse con Jesucristo es también compartir su destino: “Donde yo esté estará también el que me sirve” (Jn 12, 26). El cristiano corre la misma suerte del Señor, incluso hasta la cruz: “Si alguno quiere venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga” (Mc 8, 34). Nos alienta el testimonio de tantos misioneros y mártires de ayer y de hoy en nuestros pueblos que han llegado a compartir la cruz de Cristo hasta la entrega de su vida.

141. Imagen espléndida de configuración al proyecto trinitario que se cumple en Cristo, es la Virgen María. Desde su Concepción Inmaculada hasta su Asunción nos recuerda que la belleza del ser humano está toda en el vínculo de amor con la Trinidad, y que la plenitud de nuestra libertad está en la respuesta positiva que le damos.

142. En América Latina y El Caribe innumerables cristianos buscan configurarse con el Señor al encontrarlo en la escucha orante de la Palabra, recibir su perdón en el Sacramento de la Reconciliación, y su vida en la celebración de la Eucaristía y de los demás sacramentos, en la entrega solidaria a los hermanos más necesitados y en la vida de muchas comunidades que reconocen con gozo al Señor en medio de ellos.

junio 13, 2008 Posted by | DISCÍPULOS, IGLESIA | , , , , , , , , | Deja un comentario

QUINTA SEMANA DE PASCUA

Las lecturas propuestas para este Quinto Domingo de Pascua son las siguientes: Hch 6,17; Sal 32; 1Pe 2,4-9; Jn 14,1-12

Con la primera lectura nos situamos al inicio del camino de la Iglesia. Los Apóstoles una vez que reciben el Espíritu Santo comienzan la misión que Jesús les había encomendado. Los primeros capítulos del libro de Hechos de los Apóstoles nos transmite diversas situaciones de los apóstoles y de la Iglesia naciente: predicación, curaciones, bautizos, críticas, persecuciones, predicación a los paganos…

Hoy escuchamos el momento en el cual se toma una nueva decisión: la institución de los diáconos. La comunidad va creciendo y al interno surgen nuevas realidades que atender entre los creyentes. Por una parte están los apóstoles que tiene la misión recibida del Señor “vayan por todo el mundo y prediquen”, y por otra cuentan con la ayuda del Espíritu Santo “quien les recordará lo que yo les he dicho”. Tienen que elegir a uno para que ocupe el lugar que dejó Judas Iscariote, y ahora tienen que elegir a algunos para que se dediquen al servicio de las mesas: “hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y sabiduría… se los presentaron a los apóstoles, les impusieron las manos orando“. A estos se les llamó diáconos. Y vienen los nombres de ellos: Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu… más adelante los apóstoles se reunirán para declarar que los bautizados provenientes de los gentiles, no tienen que seguir las costumbres judías (cap. 15) y así se han tomado decisiones a lo largo de la historia. Así hasta nuestros días. Para quien está muy cercano al quehacer de su parroquia esto se repite: nos damos cuenta que tenemos que atender tal situación, ¿quién lo hará? a veces hay algunos que tienen más disposición, que colaboran más de cerca, que son más idóneos, que saben manejar mejor aquella situación que va desde la más sencilla hasta las más complicadas, a veces se puede resolver desde una comunidad, un grupo, una pastoral, una parroquia, otras veces se tiene que pedir a la diócesis… y así sucesivamente. Siempre actuamos en comunión, no por sobresalir, sino por servir.

El salmo nos hace repetir: “el Señor cuida de aquellos que lo temen” que expresa la confianza que la súplica dirigida al Señor no queda sin respuesta. Y la ayuda nos puede venir de diversos cauces, uno muy concreto queda reflejado en la primera lectura: de los mismos hermanos.

La segunda lectura trae una palabras que expresan la identidad de cada bautizado y al mismo tiempo traza un camino de vida: “ustedes son estirpe elegida, sacerdocio real“… “ustedes entran en la edificación como piedras vivas” “dichosos ustedes que han creído” “para que proclamen la obra maravillosa del que los llamó  de las tinieblas a su luz admirable”. Caer en la cuenta de todo lo que significa esto es tarea personal y comunitaria. Recuerdo que es importante “ofrecer sacrificios espirituales” es lo que cada uno puede hacer en su vida de cada día. ¿Qué ofrezco al Señor?

Yo soy el camino, la verdad y la vida” estas palabras del Evangelio de San Juan han resonado con más insistencia a raíz del Documento de Aparecida, donde se toman estas palabras para marcar el camino de cada discípulo. Y en el tiempo de Pascua, este texto de evangelio se presenta muy sugerente, podemos pensar que se trata de unas palabras de despedida de Jesús “voy a prepararles un lugar“. Jesús Resucitado que les dice estas palabras a los discípulos: “volveré y los llevaré conmigo para que donde estoy yo estén también ustedes“. Estas palabras tienen que animar al discípulo, quien tiene que confiar en las palabras la revelación del Resucitado. La vida del discípulo no se entiende sino en la comunión con su Señor: nos hacemos parte de su Cuerpo por el Bautizo (yo soy la vid, ustedes los sarmientos), recibimos su mismo Espíritu en la Confirmación, se nos da como alimento en la Eucaristía, nos ilumina con su Palabra, “yo estoy con ustedes todos los días”, y nos precede como quien ha ido a preparar un lugar en la casa de su Padre.

abril 20, 2008 Posted by | LITURGIA | , , | Deja un comentario