Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 442-445

Después de considerar la niñez ahora nos fijamos en los adolescentes y los jóvenes desde el punto de vista del Documento de Aparecida, es decir, cómo ellos pueden convertirse en discípulos y misioneros de Jesucristo. Quizá sea esta la edad donde se descubren los primeros signos de la siembra realizada durante la niñez: la fe que ilumina el caminar de cada joven.

Son los jóvenes, en muchas ocasiones, los primeros en recibir las críticas de los adultos, por no ser como “ellos” lo fueron “antes”. En ámbito eclesial se produce una ausencia de los jóvenes, algunas veces alarmantes. Una vez que han recibido el sacramento de la Confirmación –donde se recibe al Espíritu Santo que envía a la misión –  pareciera que se alejan de cualquier tipo de formación  y se acercan hasta el momento del matrimonio, queda  un periodo importante donde la fe sufre, se debilita y el testimonio decae.

Considero que los jóvenes que permanecen en la Iglesia y escuchan a Jesucristo, en su Palabra y a través de los sacramentos, son los que mejor perciben el sentido cristiano en sus vidas y para ellos se abre un camino se seguimiento y de testimonio alegre de su fe. Jesucristo, maestro de Vida, enseña a seguir un camino nuevo, que hace que la vida dé frutos a su alrededor.

agosto 27, 2010 Posted by | FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL, OPCION POR LOS JOVENES | , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 442-445

9.3 Los adolescentes y jóvenes

442. Merece especial atención la etapa de la adolescencia. Los adolescentes no son niños ni son jóvenes. Están en la edad de la búsqueda de su propia identidad, de independencia frente a sus padres, de descubrimiento del grupo. En esta edad, fácilmente pueden ser víctimas de falsos líderes constituyendo pandillas. Es necesario impulsar la pastoral de los adolescentes, con sus propias características, que garantice su perseverancia y el crecimiento en la fe. El adolescente busca una experiencia de amistad con Jesús.

443. Los jóvenes y adolescentes constituyen la gran mayoría de la población de América Latina y de El Caribe. Representan un enorme potencial para el presente y futuro de la Iglesia y de nuestros pueblos, como discípulos y misioneros del Señor Jesús. Los jóvenes son sensibles a descubrir su vocación a ser amigos y discípulos de Cristo. Están llamados a ser “centinelas del mañana”, comprometiéndose en la renovación del mundo a la luz del Plan de Dios. No temen el sacrificio ni la entrega de la propia vida, pero sí una vida sin sentido. Por su generosidad están llamados a servir a sus hermanos, especialmente a los más necesitados con todo su tiempo y vida. Tienen capacidad para oponerse a las falsas ilusiones de felicidad y a los paraísos engañosos de la droga, el placer, el alcohol y todas las formas de violencia. En su búsqueda del sentido de la vida, son capaces y sensibles para descubrir el llamado particular que el Señor Jesús les hace. Como discípulos misioneros, las nuevas generaciones están llamadas a transmitir a sus hermanos jóvenes sin distinción alguna, la corriente de vida que viene de Cristo, y a compartirla en comunidad construyendo la Iglesia y la sociedad.

444. Por otro lado, constatamos con preocupación que innumerables jóvenes de nuestro continente atraviesan por situaciones que les afectan significativamente: las secuelas de la pobreza, que limitan el crecimiento armónico de sus vidas y generan exclusión; la socialización, cuya transmisión de valores ya no se produce primariamente en las instituciones tradicionales, sino en nuevos ambientes no exentos de una fuerte carga de alienación; su permeabilidad a las formas nuevas de expresiones culturales, producto de la globalización, lo cual afecta su propia identidad personal y social. Son presa fácil de las nuevas propuestas religiosas y pseudo religiosas. La crisis, por la que atraviesa la familia hoy en día, les produce profundas carencias afectivas y conflictos emocionales.

445. Están muy afectados por una educación de baja calidad, que los deja por debajo de los niveles necesarios de competitividad, sumado a los enfoques antropológicos reduccionistas, que limitan sus horizontes de vida y dificultan la toma de decisiones duraderas. Se ve ausencia de jóvenes en lo político debido a la desconfianza que generan las situaciones de corrupción, el desprestigio de los políticos y la búsqueda de intereses personales frente al bien común. Se constata con preocupación suicidios de jóvenes. Otros no tienen posibilidades de estudiar o trabajar, y muchos dejan sus países por no encontrar en ellos un futuro, dando así al fenómeno de la movilidad humana y la migración un rostro juvenil. Preocupa también el uso indiscriminado y abusivo que muchos jóvenes hacen de la comunicación virtual.

agosto 24, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, MISION CONTINENTAL, OPCION POR LOS JOVENES | , , , , , | Deja un comentario

Comentario n. 441

En la medida en que los niños reciban una fuerte vivencia de la fe cristiana podrán responder mejor a los retos que la fe lleva consigo. Muchas veces se resalta la niñez como la etapa esencial en la vida de toda persona, donde se consolidan los valores y la percepción de la realidad, donde se colocan los fundamentos que después –en la juventud- se van a desarrollar. Comparado con la actividad de los agricultores podemos decir que estamos en el periodo en que es necesario sembrar la buena semilla.

Los encargados de sembrar la buena semilla son, por supuesto, los padres de familia y la comunidad parroquial. Yo tuve la experiencia de la Infancia Misionera, y puedo decir que me ayudó a descubrir e ilusionarme por la misión, aún cuando no tenía muy claro de qué podría tratarse. Es por esto que no se puede pasar por alto en la catequesis de los niños el tema de la misión. Dios sabrá cómo hacer germinar y crecer en el corazón de cada niño la dimensión misionera. Claro que no puede reducirse todo a un tipo de actividad pastoral, sino más bien, integrar la dimensión misionera en la vida normal de la Iglesia. Solamente así los padres se sentirán como primeros responsables de la evangelización de sus hijos.

Sería deseable que la familia se sintiera como primera responsable de la misión de sus hijos, y los hijos tuvieran impreso esta dimensión eclesial en sus vidas. Una gran responsabilidad recae sobre los adultos. Pidamos al Señor que suscite verdaderas familias misioneras

agosto 23, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA | , , , , , , | Deja un comentario