Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 289-294

Si hemos leído detenidamente estos numerales nos hemos dado cuenta que la iniciación cristiana es algo fundamental. De ella se señala: “La iniciación cristiana da la posibilidad de un aprendizaje gradual en el conocimiento, amor y seguimiento de Jesucristo”. Quizá hemos reflexionado poco -a nivel personal, comunitario, parroquial o diocesano- en la realidad significada por ‘iniciación cristiana’ pero de ella depende en gran medida el crecimiento eficaz del cristiano.

No hace falta que seamos catequistas, animadores de la comunidad, agentes pastorales o responsables de ministerios, pastorales o sectores dentro de la parroquia para sentirnos directamente responsables de la iniciación cristiana de los demás. Basta con ser padres de familia, o mejor dicho, basta ser un bautizado para tomar conciencia que la iniciación cristiana es fundamental.

Actualmente para algunas familias católicas, y con toda buena intención, luego que ha nacido el hijo y ha sido bautizado, esperan que crezca para que a su debido momento pueda recibir la catequesis básica o ‘la doctrina’ en la parroquia o en la escuela donde estudia, para que haga la Primera Comunión y de este modo cumplen con su deber de padres. Otras familias -también católicas- dejan que el niño o la niña cuando ya esté grandecito(a) pida voluntariamente la recepción de los sacramentos para no ‘obligarlos’. Y otros, se que se preocupan de la catequesis lo hacen porque lo miran como un ‘acto social’ nuestros hijos deben recibir los sacramentos, pues ‘qué va a decir la gente’.

Quizá he exagerado un poco. Espero que la idea se comprenda. Se trata de algo mucho más importante que las simples razones que se han dado. Iniciación cristiana quiere decir: ayudar al bautizado a que ‘viva’ su vida cristiana. Esto era muy claro en los primeros cristianos, cuando ser cristiano no era motivo de gloria sino de desprecio, y se evidencia en los tiempos de persecución: ¿Por qué voy a arriesgar mi vida? Solamente cuando hay conciencia que el cristiano tiene una vida nueva, y que debe ser sal y luz del mundo, y sobre todo, que en Jesucristo se le ha revelado el amor misericordioso del Padre, entonces puede plantearse la vida de un modo nuevo.

En definitiva, es ayudar a los más jóvenes, pero no sólo a ellos, -también a los ‘viejos’- a que vivan con coherencia. Que sean conscientes de porqué es importante vivir de un modo y no de otro. Mirar más a Jesucristo y no tanto ‘al mundo’. El bautizado ha recibido un don tan grande que no lo puede perder, y todos somos responsables de todos: formamos un solo Cuerpo en Cristo Jesús.

marzo 8, 2009 - Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA, MISIÓN, MISION CONTINENTAL | , , , , , , ,

2 comentarios »

  1. SALUDOS PADRE SIMEON:

    La iniciación Cristiana debe ser proporcionada a todo Cristiano católico, una labor del obispo, del sacerdote, del catequista y de todo bautizado bien formado que debe asumir esta responsabilidad en nombre de la Parroquia, que es lugar donde se asegure toda iniciación Cristiana.

    Papel importante en la iniciación de niños, adolescentes. Jóvenes y adultos es el encuentro personal con Cristo, el Kerygma, que lleve a: la conversión, a la vida eclesial y a la misión.

    En esta labor los movimientos eclesiales: Cursillo de Cristiandad, Matrimonios en Victoria, Encuentros Conyugales, Encuentro de Jóvenes en el Espíritu, Encuentro Catecumenal, etc., juegan un papel importante para ese encuentro personal, que junto y en coordinación con la Parroquia puedan desarrollarlo. Los movimientos pueden ofrecer a la vez los espacios comunitarios para aquel que desee seguir creciendo con el carisma de cada movimiento.

    Creo que es labor del pastor poder integrar estos movimientos a la parroquia, y que juntos en misión compartida, puedan desarrollarla y obtener así Cristianos mejor preparados, viviendo de mejor manera sus sacramentos y siendo buenos discípulos y misioneros.

    Comentario por OSCAR ARMANDO AREVALO | marzo 10, 2009 | Responder

    • Saludos don Oscar,
      Estoy de acuerdo con su comentario. Es necesario llegar a una pastoral de conjunto que se concretiza en la pastoral de cada parroquia, trabajando de modo coordinado y con las diferentes realidades eclesiales.

      Comentario por Simeón Reyes | marzo 15, 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: