Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 280

La persona que cree en Jesucristo, es el hombre o la mujer, que tiene su propia historia personal, que vive en unas circunstancias concretas, en un lugar determinado. La fe cristiano no aísla al creyente, no lo pone como en una esfera de cristal donde hay una barrera que le impide cualquier contacto con la realidad que le circunda. Nada de esto. Y por esto es necesario prestar atención a las diversas relaciones que una persona vive, porque serán dimensiones en las cuales la fe tiene algo importante que decirle. Cuántas veces nos hemos encontrado en el Evangelio, o en el Nuevo Testamento, o a lo largo de la historia de la Iglesia, o quizá en nuestras parroquias y comunidades, personas que después de un tiempo, de una vida alejada de Dios, deciden volver, o comenzar a llevar un camino auténticamente cristiano.

Es necesario que cada uno asuma su historia personal, y cuando sea necesario: sanarla. No podemos pensar que hay persona que no ‘tengan remedio’. Todos, para todos hay un camino de esperanza. Lo importante es descubrir que al encuentro con Jesucristo sigue un modo de vivir nuevo: ‘somos criaturas nuevas’ lo dice tantas veces el apóstol Pablo. Y como la Iglesia es comunidad, tenemos a abrirnos a esta nueva realidad. No se puede ser un creyente sin tener una comunidad. La fe que yo profeso la he recibido por medio de otros que me han ayudado en mi camino personal. Y al mismo tiempo, en la medida que vivo en comunidad mi fe es capaz de generar un testimonio, que lleva consigo el apoyar a otros en su camino personal de fe.

La formación cristiana nos prepara para dar nuestra respuesta personal y comunitaria, en lo que se refiere a ‘las cosas de la familia espiritual’ y a las que se refieren al orden temporal. Recordemos que la misión, para los laicos, tiene siempre ese doble sentido: en la Iglesia y en el mundo. No una cosa o la otra, sino que la vocación cristiana me compromete también en la historia presente, aquí y ahora.

febrero 13, 2009 - Posted by | DISCÍPULOS, IGLESIA | , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: