Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 262-265

La piedad popular es un “imprescindible punto de partida para conseguir que la fe del pueblo madure y se haga más fecunda”. Desde esta perspectiva somos conscientes que la piedad popular es un punto de partida, un comienzo para un camino de fe que se hace maduro y fecundo. A partir de la piedad popular se puede llegar a una consideración más amplia y completa de la fe cristiana.

Aquello que se expresa de modo simple y sin muchos razonamientos, como puede ser la certeza de que Dios nos escucha cuando le dirigimos una oración, una plegaria, con un rosario, nos hace concretizar aquellas palabras que el arcángel Gabriel le dijo a la Virgen María: ‘para Dios no hay nada imposible’.

O también cuando pensamos a aquel pasaje del Evangelio, donde una mujer movida por su fe toca el manto de Jesús, pensando que quedaría curada de su enfermedad, y lo consigue, me parece que puede considerarse como precedente de los gestos de piedad que encontramos en tantos cristiano. Cuando las comunidades se reúnen y ponen al centro una vela, una imagen de Jesucristo, de la Virgen o de un Santo, o la Sagrada Escritura, todo eso nos hace pensar en que Jesucristo, encarnado en el seno de la Virgen María, ha querido habitar en medio a nosotros y recordamos su promesa: ‘donde dos o tres estén reunidos en mi nombre’.

A esto se refiere la espiritualidad encarnada en la cultura de los sencillos, que no por eso es menos espiritual, sino que lo es de otra manera.

Un aspecto más a considerar es la crítica que viene de los no católicos. Las diversas expresiones de fe vienen calificadas como algo ‘contrario a la Biblia’ o como ‘adoración a los ídolos’ o cosas similares. Todo no es sino una visión parcial de la realidad. Si lo que hacemos viene movido por el amor de Dios, inspirado del Espíritu que actúa en los creyentes, cómo va a aceptarse esa crítica. No tiene fundamento. Además todo esto brota de la fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sería como poner el propio criterio personal subjetivo como regla para los demás.

Se tiene que descubrir en la piedad popular su aspecto misionero: gestos evangelizadores por el cual el pueblo cristiano se evangeliza a sí mismo y cumple la vocación misionera de la Iglesia.

diciembre 14, 2008 - Posted by | DISCÍPULOS, IGLESIA | , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: