Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario 243-245

El “encuentro con Jesucristo” constituye el comienzo de todo el caminar cristiano. Señala el comienzo de un nuevo camino, de una nueva orientación en la vida de cada persona. Los ‘evangelios’ nos han dejado un rico testimonio de personas diversas entre sí que se encontraron con Jesucristo, y en este encuentro de fe, aprendieron a vivir su vida en plenitud.

Al subrayar “encuentro” se pone de relieve la dimensión personal. El ‘encuentro’ se da entre personas; el ‘encuentro’ también supone abrirse a la realidad de la otra persona. Basta con estar un poco atento a nuestra vida cotidiana para darse cuenta que cada día nos ‘encontramos’ con muchas personas, por distintas razones o circunstancias. Y cuando nos encontramos con algún ‘amigo’ que hacía tiempo que no lo veíamos, normalmente nos interesamos más por saber de él, queremos escucharle y recordamos lo que él nos dice.

El ‘encuentro con Jesucristo’ tiene consecuencias, marca un antes y un después en la vida de cada persona. Los ‘galileos’ que se encontraron con Jesús se convirtieron en sus discípulos ‘quedaron fascinados y llenos de estupor ante la excepcionalidad de quien les hablaba, ante el modo cómo los trataba’.

El evangelio nos cuenta que muchos son los que se acercaron a Jesucristo: unos por curiosidad, otros porque querían ponerlo a prueba; unos porque veían en Él a un profeta, otros porque necesitan alguna curación, un milagro…

El evangelio de san Juan nos trae un diálogo de Jesús con Juan y Andrés: ellos habían escuchado que Juan el Bautista había venido para preparar el camino a uno `más grande’, al Cordero que quita el pecado del mundo. Juan y Andrés se ven a Jesús, le escuchan con atención, y luego deciden seguirle.
Juan y Andrés van tras de Jesús, y entonces Él les pregunta: “¿qué buscan?”. Qué importante es tener claridad sobre lo que buscamos. Ellos, quizá no se esperaban esta pregunta “¿qué buscan?”, pero responden con el corazón: “Maestro, ¿dónde vives?” (Jn 1, 38), y con esto manifiestan que quieren conocer más de Jesucristo.

El resultado de aquellas preguntas se cuenta en los cuatro evangelios, Juan y Andrés serán los primeros de aquellos ‘Doce’ que luego van a ser enviados a todo el mundo. ‘Se quedaron con Él’ y fueron sus discípulos.

octubre 19, 2008 - Posted by | IGLESIA | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: