Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 114-119

Con gran claridad se expone en pocos numerales “la buena nueva de la familia“, señalándola como “uno de los tesoros  más importantes de los pueblos latinoamericanos”. La raíz última del amor familiar se encuentra en Dios, dado que Dios es Amor. Y al vivir en la familia de Nazaret ha elevado la familia a la dignidad de “Iglesia Doméstica“.

En la base del matrimonio se encuentra la reciprocidad y complementariedad entre varón y mujer. Dios ha creado a cada ser humano a su imagen y semejanza. Por razones ideológicas en muchos lugares se intenta “vender“, “hacer ver“, “imponer” una visión equivocada hombre y mujer como algo que depende de cada uno: “una opción más”.

El amor humano crece y llega a plenitud cuando se abre al amor de Dios: el amor que es entrega, donación. Y el amor de los esposos -amor conyugal- es un tipo de amor fiel, exclusivo, fecundo, abierto a la vida. Como Sacramento significa el amor de Cristo por la Iglesia (amor sin límites: da la vida).

En la familia (esposos, hijos) se continúa la transmisión no sólo de los valores culturales y humanos sino también la educaci de la fe y en esto se puede -se debería- mejorar mucho. Algo evidente.

¿En qué consiste educación en la fe en la familia? “consiste en la experiencia de una vida familiar que recibe la fe, la conserva, la celebra, la transmite y testimonia“. Me parece una muy buena síntesis de “pastoral familiar”, ¿en qué medida lo hacemos? No se trata sólo de “mandar“, “permitir“, “obligar“, a los hijos para que vayan a la catequesis, a la formación, a la comunidad,… se trata de dar seguimiento al camino de la fe comenzado en casa: creer, conservar, celebrar, transmitir y como consecuencia testimoniar la fe cristiana.

Y ante las dificultades que podrían, -a veces muy a menudo- pasar los matrimonios, tantas veces son normales, siempre está la posibilidad de brindar una ayuda como hermanos, sea a título personal o como una  pastoral. Luego se recuerda algo esencial: “la oración en familia“. Familia que reza unida, permanece unida -decía Madre Teresa.

junio 2, 2008 - Posted by | IGLESIA, MISIÓN | , , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: