Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

COMENTARIO 52-59

Los aspectos positivos también están presentes en la cultura actual, aunque algunas veces sea un tanto difícil reconocerlos, pues no aparecen a primera vista, o se habla poco de ellos. “El valor fundamental de la persona, de su conciencia y experiencia, la búsqueda del sentido de la vida y la trascendencia”, “anhelo de encontrar razones para la existencia”, la riqueza y la diversidad cultural” no se dice que sean valores nuevos, pero sí se dice que ahora se tiene más conciencia de ellos.

A lo largo de historia se han presentado diversas concepciones sobre el hombre mismo, su existencia, su desarrollo, su origen. En siglos recientes se han sucedido diversas ideologías, que en su afán de convencer y llevar adelantes sus propósitos, no dudan en dar una visión reductiva del hombre, señalan algo que es verdadero pero lo llevan al extremo como lo único. Y frente a estas visiones que han tenido “éxito” por un tiempo, luego se ha visto su “fracaso”.

La Iglesia es portadora de la Revelación de Dios, llevada en plenitud en su Hijo Jesucristo, “sólo Cristo puede revelar al hombre su ser, su vocación, su dignidad”. Esta visión del hombre, antropología cristiana, es base y fundamento del quehacer de la Iglesia. “La única criatura amada por sí mismo”, “principio y centro de sociedad”, “sediento de Dios”, “no encontrará descanso hasta que encuentre a Dios”… tantas frases que se podrían citar, tanto de la doctrina de la Iglesia, como de su vida pastoral, donde se manifiesta la comprensión cristiana.

Y donde la Iglesia no ha sido escuchada, o los principios del Evangelios han sido puestos de lado, se ha experimentado que los hombres por sí mismos no son capaces de vivir según su dignidad. Cuantas veces, quizá, hemos escuchado que la “Iglesia es experta en humanidad” esto quiere decir, que su Magisterio  no es partidista, no busca agradar o seguir el pensamiento de moda, busca que la revelación de Dios pueda llevar al hombre a la salvación.

Las diversas distinciones que se hacen de la variedad de culturas en América Latina, lleva a mostrar que sobre una base común, se encuentran distintas expresiones culturales, tradiciones que se han forjado con el pasar de los años, y que dan una identidad. Diversidad que muestra la riqueza de unos pueblos, diversidad que no es superioridad, diversidad que lleva a recordar la complementariedad. Y sobre todo, la diversidad que refleja los valores que una cultura-unas personas- son capaces de forjar.

abril 23, 2008 - Posted by | DISCÍPULOS, IGLESIA | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: