Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario DA, Introducción n. 1-10

En estos primeros numerales 1-10, se mencionan aspectos que encontrarán desarrollo más adelante.

Con la luz del Señor resucitado“: como aquella experiencia de los apóstoles, que no terminaban de salir de su alegría al ver nuevamente al Señor con ellos, “la paz esté con ustedes”. Les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras (les instruye una vez más) y se sentó con ellos a la mesa (les fortaleció con la Eucaristía). Después de estar unos cuarenta días con Jesús Resucitado, recibieron la misión universal: vayan por todo el mundo… luego, le vieron ascender al Cielo.

Con la fuerza del Espíritu Santo“: el miedo desapareció, las dudas se disiparon;  la lengua proclamó con fuerza, las rodillas se fortalecieron para caminar; judíos y griegos se sorprendieron al ver a los discípulos hablar con valentía, vivir de un modo nuevo, asistir con frecuencia a la oración, a la enseñanza de los apóstoles, a la Fracción del Pan, en la comunión. “No podemos callar”, “tenemos que obedecer a Dios antes que a los hombres”; “somos testigos”, “le hemos visto resucitado, hemos comido y bebido con Él”; “se apareció  a Pedro”, “en Él está la salvación”, “lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y han palpado nuestras manos a propósito del Verbo de la vida”…Ay de mí si no evangelizo!

Dirigiendo nuestro pensamiento a aquellos momentos que narra el Evangelio y los Hechos de los Apóstoles, del encuentro con el Resucitado, del envío del Espíritu Santo podemos pensar, ¿cómo todo eso podría decirse de nosotros, Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe? En parte sí, pero falta todavía. Por eso “queremos seguir impulsando la acción evangelizadora de la Iglesia“, muchos cristianos se esfuerzan por vivir en comunión con el Señor Resucitado, muchos tienen una vivencia de la fe.

Pero se necesita “impulsar la evangelización”, impulsar quiere decir animar, provocar, empujar, despertar, contagiar, vivificar a los bautizados para que no dejen perder la novedad de ser “amados de Dios, llamados a ser santos” (Rom 1,7), “santificados en Cristo Jesús” (1Co 1,2), “santos y fieles en Cristo Jesús” (Ef 1,1) y vivan su vida como “linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido en propiedad para que pregonen las maravillas de Aquel que les llamó de las tinieblas a su admirable luz” (1 Pe 1,9).

febrero 23, 2008 - Posted by | DISCÍPULOS | , ,

1 comentario »

  1. Me arde mi corazon al leer su comentario.

    Comentario por venancia miranda | mayo 6, 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: