Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

En este Primer Domingo de Cuaresma hemos escuchado Gen 2,7-9;3,1-7, Sal 50, Rom 5,12-19; Mt 4,1-11.

Con la lectura del Génesis, se nos pone delante la consideración de nuestro origen en Dios, la voz de la serpiente que pone en dudas al hombre con respecto a Dios,  y la desobediencia que separa de Dios.

San Pablo, se hace eco de esto en la carta a los Romanos y explica que  el pecado ha llegado a todos, pero la muerte no es la última realidad. La Redención de Cristo se ha extendido a todos los hombres. Por tanto hay una salida a la realidad del pecado, está la gracia de Dios.

El Evangelio de San Mateo presenta las tentaciones que Jesús afrontó en el desierto y cómo salió victorioso. Obedeció al Padre, confió en el Padre.

Nosotros -todo hombre- creados por Dios, no podemos vivir “solo de pan” sino que necesitamos de la Palabra –Jesucristo- de Dios.  la gran tentación siempre es desconfiar de Dios. Nuestra vida por medio del Bautismo ha sido renovada para que ahora podamos vivir para Dios.

En esta Cuaresma podemos dar el lugar primero a Dios: “a Él solo darás culto”, “amarás al Señor tu Dios”, “no tentarás a tu Dios”. Todo esto es conversión, volvernos a Dios que en Cristo nos ha redimido.

febrero 10, 2008 - Posted by | LITURGIA | , , ,

1 comentario »

  1. Una de las tentaciones más grandes de esta época de recogimiento es olvidarse de los demás, y hacer una especie de sacrificio o mortificación egoísta. El acompañar cada acto de sacrificio con la oración es lo más recomendable, pero si no nos damos a los demás sólo recorremos la mitad del camino.

    “Darle culto a Dios” es también reconocerle en el otro, en el rostro de aquél a quien no queremos volver a ver porque nos hizo daño, o de aquélla a la que duramente criticamos sin ponernos en su lugar. “Amarás al Señor tu Dios” es también amar al prójimo, velando por las necesidades que pueda tener. Y no me refiero solamente a las materiales, sino espirituales. Cuántos de nosotros que decimos ya estar en los caminos de Dios vamos por la vida ayudando a extraños e ignorando a nuestra propia familia que se desmorona por pedazos…

    “No tentarás a tu Dios”… me siento tan denunciado con esto… Siempre estoy pidiendo de más, siempre estoy inconforme con lo que me da y le reto incluso con mis talentos.

    Pues bueno, que esta cuaresma, como bien pone acá, Padre, nos sirva para encaminarnos de nuevo en el proceso de conversión. No perder de vista a Cristo en todo este caminar y vivir los medios de crecimiento como deben ser.

    Saludos

    Comentario por Juan Carlos García Melgar | febrero 12, 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: