Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

DIÓCESIS DE EL SALVADOR

Aprovechando el acontecimiento de la Visita ad limina, es decir, de la visita que los obispos hacen al Santo Padre, presento la siguiente información que muchas veces pasa desapercibida: no identificamos claramente a los obispos o no sabemos cuáles son las diócesis existentes. Estos datos están tomados de la página de la Conferencia Episcopal de El Salvador

ARQUIDIÓCESIS DE SAN SALVADOR:

Arzobispo: Mons. Fernando Sáenz Lacalle,

Obispo Auxiliar: Mons. Gregorio Rosa Chávez

Comprende los departamentos: San Salvador, La Libertad y Cuscatlán.

Erigida Diócesis: Septiembre 28 de 1842, por Bula expedida por S.S. el Papa Gregorio XIV

Erigida Arquidiócesis: Febrero 11 de 1913, por Bula expedida por S.S. el Papa Pío X.

 

DIÓCESIS DE SANTA ANA

Obispo: Mons. Romeo Tovar Astorga, OFM

Obispo Auxiliar: José Elías Rauda Gutiérrez, OFM

Comprende los departamentos de Santa Ana y Ahuachapán.

Erigida Diócesis: Febrero 11 de 1913

 

DIOCESIS DE SAN MIGUEL

Obispo: Mons. Miguel Ángel Morán Aquino

Comprende los departamentos de San Miguel, Morazán y La Unión

Erigida diócesis: Febrero 11 de 1913

 

DIOCESIS DE  SAN VICENTE

Obispo: Mons. José Luis Escobar Alas

Obispo emérito: Mons. Oscar Barahona Castillo

Erigida diócesis: Diciembre 18 de 1943

 

DIÓCESIS DE SANTIAGO DE MARÍA

Obispo: Mons. Rodrigo Orlando Cabrera Cuéllar

Erigida Diócesis: Diciembre 2 de 1954

 

DIÓCESIS DE SONSONATE

Obispo: Mons. José Adolfo Mojica Morales

Erigida Diócesis: Mayo 31 de 1986

 

DIÓCESIS DE ZACATECOLUCAS

Obispo: Mons. Elías Samuel Bolaños Avelar, SDB

Erigida Diócesis: Mayo 5 de 1987

 

DIÓCESIS DE CHALATENANGO

Obispo: Luis Morao Andreazza, OFM

Erigida diócesis: El 5 de enero 1988

 

 

OBISPADO CASTRENSE (ORDINARIATO MILITAR)

Administrador Apostólico:  Mons. Fabio Reynaldo Colindres Abarca

 

La Santa Sede y el Gobierno de la República de El Salvador firmaron un convenio el 11 de marzo de 1968, por el que se erigió el Vicariato Castrense, u Ordinariato Militar.  El 21 de abril de 1986, el Santo Padre Juan Pablo II elevó los Vicariatos Castrenses a Diócesis, con la Constitución Apóstolica “Spirituali Militum Curae”, para una mejor asistencia espiritual del personal Militar y Policial.

Anuncios

febrero 28, 2008 Posted by | IGLESIA | 25 comentarios

VISITA AD LIMINA

Con alegría estuvimos reunidos con el Sucesor de Pedro, Cabeza del Colegio Episcopal (DA, 2).  Esto que dicen los obispos de América Latina se refiere a la presencia que el Santa Padre tuvo en Aparecida.
Pero también los Obispos se hacen presentes ante el Papa. En esta semana 25-29 de Febrero los obispos de El Salvador están realizando la Visita ad limina apostolorum.
Cada cierto tiempo los obispos de una provincia eclesiástica, en este caso los de nuestro país, se hacen presentes en Roma para encontrarse con el Sucesor de Pedro. Y también con otros organismos de gobierno de la Iglesia. Este es un modo concreto de vivir la Comunión en la Iglesia; el obispo de una diócesis se encuentra con el Obispo de Roma, en quien la Iglesia reconoce la continuidad del ministerio confiado a Pedro: tú, cuando hayas  vuelto confirma a tus hermanos (Lc 22, 32); apacienta mi rebaño (Jn 21,17)
Por esto, un momento importante de la visita es cuando los obispos se encuentran con el Papa, y al final dirige un Mensaje a ellos, para que lo hagan llegar a la comunidad que representan (No duden que lo pondré en este blog)
Un texto del Magisterio lo explica así: “Dentro de la comunión eclesial, existen legítimamente las iglesias particulares con sus propias tradiciones, sin quitar nada al primado de la Sede de Pedro. Esta preside toda la comunidad de amor, defiende las diferencias legítimas y al mismo tiempo se preocupa de que las particulares no sólo no perjudiquen a la unidad, sino que más bien la favorezcan” (LG 13).
Otro aspecto de Visita, hace referencia al acercarse físicamente a las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo, que son dos apóstoles que dieron testimonio de Jesús Resucitado sellando su  entrega con el martirio en Roma. La Basílica de San Pedro tiene esta característica, se ha erigido sobre la tumba de san Pedro, las excavaciones del siglo XX han reforzado este dato de la tradición. Lo mismo puede decirse de la Basílica de San Pablo Extramuros.
Con esto pretendo explicar el sentido de la visita que nuestros obispos están haciendo esta semana en Roma.

febrero 25, 2008 Posted by | IGLESIA | , , | 3 comentarios

TERCERA SEMANA DE CUARESMA

 Los textos propuestos para este Tercer Domingo de Cuaresma Ex 17,3-7; Sal 94; Rom 5, 1-2;5-8; Jn 4,5-42

De la descendencia de Abrahán, Isaac y luego Jacob, se formó el pueblo de Israel. Durante mucho tiempo pasó en Egipto hasta que por medio de Moisés, Dios comenzó otra etapa de su revelación. El pueblo de Israel clamó a Dios y Dios le escuchó. Lo noche de la Pascua fue la liberación. Israel se pone en camino, Moisés va por delante para guiarles hasta la tierra prometida.

El camino por el desierto se vuelve difícil, algunos piensan que a pesar de estar en la esclavitud, al menos tenían el pan asegurado. El desierto es el camino de purificación, el pueblo debe confiar en Dios. En el Sinaí sellaron un pacto, una Alianza: “ustedes serán mi pueblo y yo  seré su Dios“.

El texto de la primera lectura, muestra un momento de crisis y dificultad, un momento de “rebelión”, de tentación: ¿está o no está el Señor en medio de nosotros?, vendrían a decir: si Dios está con nosotros, ¿porqué pasamos por el dolor, el sufrimiento, la escasez?, ¿por qué sufrimos?

El salmo  nos hace responder: Señor, que no seamos sordos a tu voz. Para ver las cosas en su profundidad, en su sentido completo, necesitamos escuchar otra voz, no sólo la nuestra, que muchas veces es incompleta, parcial y que por la dificultad del momento nos puede hacer pensar que todo está perdido. La voz de Dios, la Palabra de Dios es aquello que el domingo pasado nos recordaba el Evangelio: “Este es mi Hijo, escúchenle“, el salmo lo completa con estas palabras: Vengan adoremos y bendigamos al Señor, él es nuestro Dios, … él es nuestro Pastor… Hagámosle caso al Señor“.

En Jesucristo debemos redescubrir el sentido de nuestra vida, de nuestro destino, de nuestra misión, de nuestras dificultades, dolores y sufrimientos…

La segunda lectura viene a revelarnos los frutos de la Redención de Jesucristo: Dios ha infundido su amor en nuestros corazones… la prueba que Dios nos ama está en que Cristo murió por nosotros… en estas dos afirmaciones tenemos para meditar nuestra relación con Dios. Desde nuestro Bautismo Dios no está lejos de nosotros, nos ha hecho sus hijos, él es nuestro Padre, nos da el Espíritu Santo, nos da a su Hijo… si esto lo meditamos nuestra vida de cada día debe ser para dar gracias a Dios, vivir para Dios.

Y el evangelio de San Juan nos pone delante un diálogo, la samaritana y Jesús. Bien podríamos decir, un diálogo donde yo me encuentro con Jesús, le escucho, le pregunto, le conozco, le creo. El diálogo se desarrolla en torno a una necesidad: “dame de beber”.  La mujer va al pozo en busca de calmar su sed; Jesús con sus discípulos se detienen en aquel lugar, y también Jesús le dice que tiene sed.

Yo tengo un agua que calma la sed, un agua que se convierte en una fuente que salta hasta la vida eterna. Ante estas palabras la samaritana va abriendo su vida, su historia personal, y va comprendiendo de qué le está hablando Jesús. Ella  va descubriendo que está hablando con el Mesías y su corazón se va transformando. Confronta su vida personal, y luego va a decirles a los demás: hay uno que “me dicho todo lo que he hecho“. La gente viene donde Jesús- escucha a Jesús, como lo decía el salmo: “si hoy escuchas su voz, no endurezcas tu corazón“- y hacen la misma experiencia: “sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo”.

Muchas cosas se podrían comentar de este Evangelio, pero lo mejor será que cada uno lo medite y lo interiorice.

febrero 24, 2008 Posted by | LITURGIA | Deja un comentario

Comentario DA, Introducción n. 1-10

En estos primeros numerales 1-10, se mencionan aspectos que encontrarán desarrollo más adelante.

Con la luz del Señor resucitado“: como aquella experiencia de los apóstoles, que no terminaban de salir de su alegría al ver nuevamente al Señor con ellos, “la paz esté con ustedes”. Les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras (les instruye una vez más) y se sentó con ellos a la mesa (les fortaleció con la Eucaristía). Después de estar unos cuarenta días con Jesús Resucitado, recibieron la misión universal: vayan por todo el mundo… luego, le vieron ascender al Cielo.

Con la fuerza del Espíritu Santo“: el miedo desapareció, las dudas se disiparon;  la lengua proclamó con fuerza, las rodillas se fortalecieron para caminar; judíos y griegos se sorprendieron al ver a los discípulos hablar con valentía, vivir de un modo nuevo, asistir con frecuencia a la oración, a la enseñanza de los apóstoles, a la Fracción del Pan, en la comunión. “No podemos callar”, “tenemos que obedecer a Dios antes que a los hombres”; “somos testigos”, “le hemos visto resucitado, hemos comido y bebido con Él”; “se apareció  a Pedro”, “en Él está la salvación”, “lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y han palpado nuestras manos a propósito del Verbo de la vida”…Ay de mí si no evangelizo!

Dirigiendo nuestro pensamiento a aquellos momentos que narra el Evangelio y los Hechos de los Apóstoles, del encuentro con el Resucitado, del envío del Espíritu Santo podemos pensar, ¿cómo todo eso podría decirse de nosotros, Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe? En parte sí, pero falta todavía. Por eso “queremos seguir impulsando la acción evangelizadora de la Iglesia“, muchos cristianos se esfuerzan por vivir en comunión con el Señor Resucitado, muchos tienen una vivencia de la fe.

Pero se necesita “impulsar la evangelización”, impulsar quiere decir animar, provocar, empujar, despertar, contagiar, vivificar a los bautizados para que no dejen perder la novedad de ser “amados de Dios, llamados a ser santos” (Rom 1,7), “santificados en Cristo Jesús” (1Co 1,2), “santos y fieles en Cristo Jesús” (Ef 1,1) y vivan su vida como “linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido en propiedad para que pregonen las maravillas de Aquel que les llamó de las tinieblas a su admirable luz” (1 Pe 1,9).

febrero 23, 2008 Posted by | DISCÍPULOS | , , | 1 comentario

APARECIDA 1-10

Presento a continuación los primeros 1o numerales del Documento de Aparecida (DA).  Subrayo algunas frases que son claves para su lectura:

1.         Con la luz del Señor resucitado y con la fuerza del Espíritu Santo, Obispos de América nos reunimos en Aparecida, Brasil, para celebrar la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Lo hemos hecho como pastores que queremos seguir impulsando la acción evangelizadora de la Iglesia, llamada a hacer de todos sus miembros discípulos y misioneros de Cristo, Camino, Verdad y Vida para que nuestros pueblos tengan vida en Él. Lo hacemos en comunión con todas las Iglesias Particulares presentes en América. María, Madre de Jesucristo y de sus discípulos, ha estado muy cerca de nosotros, nos ha acogido, ha cuidado nuestras personas y trabajos, cobijándonos, como a Juan Diego y a nuestros pueblos, en el pliegue de su manto, bajo su maternal protección. Le hemos pedido, como madre, perfecta discípula y pedagoga de la evangelización, que nos enseñe a ser hijos en su Hijo y a hacer lo que Él nos diga (cf. Jn 2,5).

 

2.         Con alegría estuvimos reunidos con el Sucesor de Pedro, Cabeza del Colegio Episcopal. Su Santidad Benedicto XVI, nos ha confirmado en el primado de la fe en Dios, de su verdad y amor, para bien de personas y pueblos. Agradecemos todas sus enseñanzas, especialmente su Discurso Inaugural, que fueron iluminación y guía segura para nuestros trabajos. El recuerdo agradecido de los últimos Papas, y en especial de su rico Magisterio que ha estado también presente en nuestros trabajos, merece especial memoria y gratitud.

 

3.         Nos hemos sentido acompañados por la oración de nuestro pueblo creyente católico, representado visiblemente por la compañía del Pastor y los fieles de la Iglesia de Dios en Aparecida, y por la multitud de peregrinos de todo Brasil y otros países de América al Santuario, que nos edificaron y evangelizaron. En la comunión de los santos, tuvimos presentes a todos los que nos han precedido como discípulos y misioneros en la viña del Señor y especialmente a nuestros santos latinoamericanos, entre ellos a Santo Toribio de Mogrovejo, patrono del Episcopado latinoamericano.

 

4.         El Evangelio llegó a nuestras tierras en medio de un dramático y desigual encuentro de pueblos y culturas. Las “semillas del Verbo” presentes en las culturas autóctonas facilitaron a nuestros hermanos indígenas encontrar en el Evangelio respuestas vitales a sus aspiraciones más hondas: “Cristo era el Salvador que anhelaban silenciosamente”. La visitación de Nuestra Señora de Guadalupe fue acontecimiento decisivo para el anuncio y reconocimiento de su Hijo, pedagogía y signo de inculturación de la fe, manifestación y renovado ímpetu misionero de propagación del Evangelio.

 

5.         Desde la primera evangelización hasta los tiempos recientes la Iglesia ha experimentado luces y sombras. Escribió páginas de nuestra historia de gran sabiduría y santidad. Sufrió también tiempos difíciles, tanto por acosos y persecuciones, como por las debilidades, compromisos mundanos e incoherencias, en otras palabras, por el pecado de sus hijos, que desdibujaron la novedad del Evangelio, la luminosidad de la verdad y la práctica de la justicia y de la caridad. Sin embargo, lo más decisivo en la Iglesia es siempre la acción santa de su Señor.

 

6.         Por eso, ante todo, damos gracias a Dios y lo alabamos por todo lo que nos ha sido regalado. Acogemos la realidad entera del Continente como don: la belleza y fecundidad de sus tierras, la riqueza de humanidad que se expresa en las personas, familias, pueblos y culturas del Continente. Sobre todo nos ha sido dado Jesucristo, la plenitud de la Revelación de Dios, un tesoro incalculable, la “perla preciosa” (cf. Mt 13, 45-46), el Verbo de Dios hecho carne, Camino, Verdad y Vida de los hombres y mujeres, a quienes abre un destino de plena justicia y felicidad. El es el único Liberador y Salvador que, con su muerte y resurrección, rompió las cadenas opresivas del pecado y la muerte, que revela el amor misericordioso del Padre y la vocación, dignidad y destino de la persona humana.

 

7.         La fe en Dios amor y la tradición católica en la vida y cultura de nuestros pueblos son sus mayores riquezas. Se manifiesta en la fe madura de muchos bautizados y en la piedad popular que expresa “el amor a Cristo sufriente, el Dios de la compasión, del perdón y la reconciliación (…), – el amor al Señor presente en la Eucaristía (…), – el Dios cercano a los pobres y a los que sufren, – la profunda devoción a la Santísima Virgen de Guadalupe, de Aparecida o de las diversas advocaciones nacionales y locales”. Se expresa también en la caridad que anima por doquier gestos, obras y caminos de solidaridad con los más necesitados y desamparados. Está vigente también en la conciencia de la dignidad de la persona, la sabiduría ante la vida, la pasión por la justicia, la esperanza contra toda esperanza y la alegría de vivir aún en condiciones muy difíciles que mueven el corazón de nuestras gentes. Las raíces católicas permanecen en su arte, lenguaje, tradiciones y estilo de vida, a la vez dramático y festivo, en el afrontamiento de la realidad. Por eso, el Santo Padre nos responsabilizó más aún, como Iglesia, en “la gran tarea de custodiar y alimentar la fe del pueblo de Dios”.

 

8.         El don de la tradición católica es un cimiento fundamental de identidad, originalidad y unidad de América Latina y El Caribe: una realidad histórico-cultural, marcada por el Evangelio de Cristo, realidad en la que abunda el pecado – descuido de Dios, conductas viciosas, opresión, violencia, ingratitudes y miserias – pero donde sobreabunda la gracia de la victoria pascual. Nuestra Iglesia goza, no obstante las debilidades y miserias humanas, de un alto índice de confianza y de credibilidad por parte del pueblo. Es morada de pueblos hermanos y casa de los pobres. 

 

9.         La V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y Caribeño es un nuevo paso en el camino de la Iglesia, especialmente desde el Concilio Ecuménico Vaticano II. Ella da continuidad y, a la vez, recapitula el camino de fidelidad, renovación y evangelización de la Iglesia latinoamericana al servicio de sus pueblos, que se expresó oportunamente en las anteriores Conferencias Generales del Episcopado (Río, 1955; Medellín, 1968; Puebla, 1979; Santo Domingo, 1992). En todo ello reconocemos la acción del Espíritu. También tenemos presente la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para América (1997).

 

10.       Esta V Conferencia se propone “la gran tarea de custodiar y alimentar la fe del pueblo de Dios, y recordar también a los fieles de este continente que, en virtud de su bautismo, están llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo”. Se abre paso un nuevo período de la historia con desafíos y exigencias, caracterizado por el desconcierto generalizado que se propaga por nuevas turbulencias sociales y políticas, por la difusión de una cultura lejana y hostil a la tradición cristiana, por la emergencia de variadas ofertas religiosas que tratan de responder, a su manera, a la sed de Dios que manifiestan nuestros pueblos.

febrero 21, 2008 Posted by | IGLESIA | , , , , , | 1 comentario

DISCÍPULOS Y MISIONEROS DE JESUCRISTO

 Este documento tiene como destinatarios a todos los bautizados. Y con una propuesta específica: hacer de todos ellos unos auténticos discípulos de Jesucristo, para que conociéndolo sean capaces de anunciarlo con la propia vida. Y como levadura sean fermento de la sociedad.        

Esto nos es una doctrina nueva. Se trata de responder a una exigencia nueva de nuestro tiempo. Ante la realidad de nuestro Continente, de nuestro país, de nuestros pueblos  los obispos dicen que mirando nuestro mundo con los ojos de fe, se descubre que necesario recordar a los bautizados  la dimensión misionera de cada uno.

Nuestros pueblos recibieron el anuncio de la fe, y esto se transformó en una cultura cristiana. Pero hoy en día, muchas cosas han cambiado y la sociedad cambia continuamente. Claro que no se trata de unos cambios superficiales o pasajeros, sino de una transformación de la sociedad en su conjunto. Estos cambios que se presentan inevitables, pero pueden ser y de hecho son unos nuevos retos para la Iglesia en su conjunto, y para cada uno  de los cristianos en particular.

En otro tiempo la vivencia y la transmisión de la fe encontraba unos cauces bien definidos y que daban resultado; quizá había algunas cosas que se podían mejorar, costumbres que purificar, pero en términos generales había  una respuesta para el sentido de la vida de cada hombre y de cada mujer.

Viendo la sociedad actual se ve necesario que los discípulos de Jesucristo “aporten” lo que es propio de ellos: la fe en Jesucristo, Camino, Verdad y Vida.  Caminar desde Cristo, caminar con Cristo, vivir de Cristo son elementos de una vivencia cristiana.

El Documento de Aparecida nos viene a decir que en el mundo que vivimos y donde cada uno desarrolla su existencia  debe vivir su vocación cristiana: como presbítero, como religioso, como laico, casado o soltero.

febrero 18, 2008 Posted by | DISCÍPULOS | , , | 9 comentarios

SEGUNDA SEMANA DE CUARESMA

Las lecturas para este Segundo domingo de Cuaresma son las siguientes: Gn 12,1-4; Sal 32; 2Tim 1,8-10; Mt 17,1-9.

Si la lectura del Domingo pasado nos había enseñado cómo el hombre se aleja de Dios por medio de la desconfianza (pone atención a Satanás), que luego culmina en la desobediencia y por consiguiente en el alejarse de Dios, fuente de la vida; hoy la primera lectura tiene como personaje central a Abrahán. El momento en que Dios interviene en la historia de la humanidad de un modo nuevo. Este pasaje se conoce como la vacación de Abrahán.  Es Dios que llama a un hombre en concreto, y por medio de él  quiere comenzar una nueva historia con los hombres.

Deja tu tierra, tu parentela, la casa de tu padre…” Abrahán ha escuchado la voz de Dios, ha entendido lo que tiene que hacer. “Te bendeciré… en ti serán bendecidos todos los pueblos de la tierra” y comienza el camino de la fe: va a emprender un camino donde la única garantía es Dios que le ha hablado. Dios le promete una bendición, una descendencia, una tierra.

La palabra del Señor es sincera…” pasado mucho tiempo, formado ya el pueblo de Abrahán (Isaac, Jacob), cuando están en la tierra prometida, el pueblo de Israel se dirige a Dios en su oración, como el pueblo que ha experimentado la fidelidad de Dios: tu palabra Señor es sincera. Aquello que había prometido ha Abrahán, lo has cumplido. “En ti, Señor, hemos confiado“, ahora es todo el pueblo el que hace suya la fe: seguiremos confiando en el Señor, nuestro Dios.

El breve texto de la segunda lectura es emotivo, digamos que son los consejos de un misionero experimentado, que lo ha dado todo, dirigiéndose a un joven discípulo. “Dios nos ha salvado“, “nos ha llamado a que le consagremos nuestra vida…” esta salvación ha sido dada gratuitamente por Cristo Jesús, no sólo para un pueblo, sino que el fruto de la cruz se ha extendido a todos los hombres (segunda lectura del domingo pasado) como cumplimiento de aquella bendición prometida a Abrahán. Por esto, nosotros ahora debemos consagrar al Padre toda nuestra vida. Este consagración de nuestra vida se ha realizado en el Bautismo, allí hemos sido ungidos, llegando a ser “hijos de Dios”. Esto conviene no olvidarlo.  Y ahora viene la tarea: “comparte conmigo los sufrimientos  por la predicación del Evangelio“, en otras palabras: tienes que ser un testigo, un testimonio, un misionero.  Esto también es para nosotros, para cada uno, tomar parte en la evangelización.

Y del evangelio de san Mateo escuchamos el texto de la Transfiguración; resalta la liturgia de hoy un detalle “su rostro resplandeció como el sol“. Si el domingo pasado el evangelio contaba que Jesús va al desierto para ayunar, que allí es tentado por Satanás pero no cede a la tentación; hoy se presenta  a tres de sus discípulos- Pedro, Santiago y Juan- “transfigurado”, con aquella gloria que comparte con el Padre. Conviene notar que esto sucede no  delante de una gran multitud, ni en un lugar público, sino en un monte apartado. Así como Moisés hablaba con Dios en la montaña santa, así Jesús revela su divinidad a sus discípulos en el monte Tabor.

No cuenten lo que han vistohasta que haya resucitado“. Con este breve comentario de Jesús nos ponemos de nuevo en el camino de la Cuaresma. Jesús sabe lo que va a pasar en Jerusalén, y muchos se escandalizarán de Él, pero quiere que aquellos que son sus discípulos, aprendan que debe pasar por la cruz, que el grano de trigo debe morir para dar mucho fruto, que debe ofrecer su vida por la redención de muchos.

febrero 17, 2008 Posted by | LITURGIA | , , , | Deja un comentario

EL DOCUMENTO DE APARECIDA

1. Es fruto del la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, quienes estuvieron reunidos el mes de mayo de 2007 en Aparecida Brasil.

2. El Papa Benedicto ha autorizado su publicación (29 junio 2007). Es asumido por todos los obispos, quienes son los primeros responsables de la Evangelización es las respectivas diócesis. Los sacerdotes son los colaboradores de los obispos en esta tarea cuidar del pueblo de Dios en las parroquias. En las parroquias, con sus distintos miembros: agentes de pastoral, catequistas, animadores de comunidades, grupos apostólicos, movimientos… se concretiza en aquellos aspectos que sean más urgentes.

3. Por tanto, el Documento final de Aparecida es presentado para todos los fieles, para que se sientan parte de esta gran tarea de la Iglesia en la Evangelización.

4. El Documento de Aparecida se sitúa en continuidad con las precedentes Conferencias Generales de Río de Janeiro, Medellín, Puebla y Santo Domingo.

5. Estructura del Documento:

I. -Introducción

II. Primera Parte: La vida de nuestro pueblos hoy

III. Segunda Parte: La vida de Jesucristo en los discípulos misioneros

IV. Tercera Parte: La vida de Jesucristo para nuestro pueblos

El Documento en su edición impresa viene precedido por unas breves palabras del Papa Benedicto XVI donde resume su presencia en la Conferencia como una muestra de solicitud por ayudar a los pueblos de América a ser discípulos y misioneros de Jesucristo, para que en Él tengan vida.

Espera que este Documento sea luz y aliento para una fecunda labor pastoral y evangelizadora en los años venideros.

En el Documentos se encuentran palabras que exhortan a dar prioridad a la Eucaristía y a la santificación del Día del Señor y expresan el anhelo de reforzar la formación cristiana de los fieles en general. Esto prepara realizar la “Misión Continental”.

PRÓXIMA PUBLICACIÓN:

Un breve comentario al lema: Discípulos y Misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan vida. Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Jn 14,6).

Pueden hacer llegar los comentarios, de preferencia entre sábado y domingo, para que el día lunes ya aparezcan publicados.  La dirección: undiscipulo@gmail.com

febrero 14, 2008 Posted by | IGLESIA | , , | 122 comentarios

LA AMISTAD

Unas reflexiones sobre la Amistad, por supuesto, aprovechando el ambiente de este día:

·         Es propio del amigo hacer bien a los amigos, principalmente a aquellos que se encuentran más necesitados  (Santo Tomás)

·         No  todo amor tiene razón de amistad, sino el amor que entraña benevolencia, cuando de tal manera amamos a alguien que queremos para él el bien… que el amor sea mutuo, pues el amigo es amigo para el amigo (Santo Tomás)

·         Esta es la verdadera, la perfecta y constante amistad: la que no se deja corromper pro la envidia; la no que se enfría por las sospechas; la que no se disuelve por la ambición; la que, puesta a prueba de  esta manera, no cede; la que a pesar de tantos golpes, no cae; la que, batida por tantas injurias, su muestra flexible (Beato Elredo)

·         Quien es verdaderamente amigo, alguna vez corrige, nunca adula (San Bernardo)

·         Así como muchas veces basta una sola mala conversación para perder a una persona, no es raro tampoco que una conversación buena la convierta (Santo Cura de Ars).

febrero 14, 2008 Posted by | IGLESIA | , , | Deja un comentario

BENEDICTO XVI: LA CONVERSIÓN

La Cuaresma es Conversión «Conviértete y cree en el Evangelio» (Cf. Marcos 1, 15):

·         la verdad de la existencia humana: somos criaturas limitadas, pecadores que siempre necesitamos penitencia y conversión.

·         La invitación a la conversión es, por tanto, un impulso a volver a los brazos de Dios, Padre tierno y misericordioso, a fiarse de Él.

·         La Iglesia repite que la conversión es ante todo una gracia, un don que abre el corazón a la infinita bondad de Dios.

·         Convertirse quiere decir, entonces, dejarse conquistar por Jesús (Cf. Filipenses 3, 12)

·         Implica por tanto seguir humildemente las enseñanzas de Jesús y caminar siguiendo dócilmente sus huellas.

·         Finalmente: «¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida?» (Marcos 8, 35-36)

Se trata de breves afirmaciones que dan para reflexionar bastaste.

febrero 13, 2008 Posted by | IGLESIA | , , | 3 comentarios