Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 431

Nos disponemos a comentar el capítulo 9 del Documento de Aparecida. Poco a poco nos aproximamos al final de dicho documento. En este apartado nos detendremos a considerar aspectos relacionados especialmente  con la familia.

Sabemos que la fe cristiana es una relación con Dios y con los demás. Nos centraremos en los aspectos familiares, que a la luz de Cristo adquieren un sentido nuevo y una misión que cumplir. Hablar de la familia de hoy, a la luz del discípulo misionero adquiere un sentido fuerte, porque es aquí, en esta institución, donde se tiene que vivir esta llamada de Jesucristo.

Encontraremos algunas propuestas de acción que se concretizan en la parroquia o a nivel de diócesis, como es la pastoral familiar. Algunos temas son de gran actualidad y complejidad. Lo que conviene tener presente es la grandeza de la familia en el plan de Dios, redimida por Cristo y llamada a ser sal y luz en nuestros tiempos.

abril 27, 2010 Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , | Deja un comentario

Comentario n. 373-379

Cuando hablamos de misión distinguimos dos grandes partes: la misión ad intra y la misión ad gentes.

Con la misión ad intra nos referimos a la misión que se realiza de modo ordinario en los lugares donde la Iglesia se ha radicado. Sería aquellas situaciones donde hay una  estructura  bien definida: Las diócesis, las parroquias, los ordinariatos. Es la tarea permanente de evangelización o “nueva evangelización”  para todos aquellos que viven la fe cristiana. Es como acompañar a la madurez de la fe de los cristianos y enseñarla a las nuevas generaciones. Es quizá la realidad que nos hemos encontrado aquellos que hemos vivido en una comunidad parroquial.

En cambio, con la misión ad gentes, se refiere a un tipo específico de tarea evangelizadora: anunciar por primera vez a Jesucristo a aquellos que aún no le conocen, o no han escuchado hablar de Él. Aquí nos viene a la mente la figura del “misionero”: de quien está dispuesta a ir allá donde hayan hombres que aún no conocen la fe cristiana. Se trata de un comienzo de la Iglesia en estos lugares.

En dos mil años de cristianismo nos damos cuenta que la misión ad gentes es aún una realidad actual y urgente: La Iglesia no puede renunciar a su misión, a su tarea , a su naturaleza misionera. Los misioneros no tienen asegurado el éxito en la misión. Sabemos que las dificultades son de diversa índole, algunas veces, las mismas autoridades civiles no reconocen el derecho a la libertad religiosa. Muchos son los misioneros que se juegan la vida por Jesucristo en la actualidad, quizá no nos enteramos porque no viene dicho en ningún periódico de nuestros países, pero es la realidad.

América Latina tiene madurar esta conciencia misionera. Nuestras comunidades tienen sentir el ardor misionero.

octubre 23, 2009 Posted by | ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA, MISIÓN, MISION CONTINENTAL | , , , , , , , , | 2 comentarios

Comentario n. 114-119

Con gran claridad se expone en pocos numerales “la buena nueva de la familia“, señalándola como “uno de los tesoros  más importantes de los pueblos latinoamericanos”. La raíz última del amor familiar se encuentra en Dios, dado que Dios es Amor. Y al vivir en la familia de Nazaret ha elevado la familia a la dignidad de “Iglesia Doméstica“.

En la base del matrimonio se encuentra la reciprocidad y complementariedad entre varón y mujer. Dios ha creado a cada ser humano a su imagen y semejanza. Por razones ideológicas en muchos lugares se intenta “vender“, “hacer ver“, “imponer” una visión equivocada hombre y mujer como algo que depende de cada uno: “una opción más”.

El amor humano crece y llega a plenitud cuando se abre al amor de Dios: el amor que es entrega, donación. Y el amor de los esposos -amor conyugal- es un tipo de amor fiel, exclusivo, fecundo, abierto a la vida. Como Sacramento significa el amor de Cristo por la Iglesia (amor sin límites: da la vida).

En la familia (esposos, hijos) se continúa la transmisión no sólo de los valores culturales y humanos sino también la educaci de la fe y en esto se puede -se debería- mejorar mucho. Algo evidente.

¿En qué consiste educación en la fe en la familia? “consiste en la experiencia de una vida familiar que recibe la fe, la conserva, la celebra, la transmite y testimonia“. Me parece una muy buena síntesis de “pastoral familiar”, ¿en qué medida lo hacemos? No se trata sólo de “mandar“, “permitir“, “obligar“, a los hijos para que vayan a la catequesis, a la formación, a la comunidad,… se trata de dar seguimiento al camino de la fe comenzado en casa: creer, conservar, celebrar, transmitir y como consecuencia testimoniar la fe cristiana.

Y ante las dificultades que podrían, -a veces muy a menudo- pasar los matrimonios, tantas veces son normales, siempre está la posibilidad de brindar una ayuda como hermanos, sea a título personal o como una  pastoral. Luego se recuerda algo esencial: “la oración en familia“. Familia que reza unida, permanece unida -decía Madre Teresa.

junio 2, 2008 Posted by | IGLESIA, MISIÓN | , , , , , , , , , | Deja un comentario

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 134 seguidores