Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

Comentario n. 417-421

La cercanía de la Iglesia por los enfermos nace de la contemplación del Evangelio. Es Jesucristo quien se ha acercado a los enfermos de una manera nueva: “no son los sanos los que necesitan médico, sino los enfermos; no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”. Los evangelistas dan testimonio de esta solidaridad de Jesús con el que sufre. Muchos de ellos estaban al margen de ser tratados como personas. A la enfermedad iba añadida una interpretación que Él no comparte. A cada uno de los enfermos los trata con dignidad y les muestra un camino de conversión. Esta es la raíz de la preocupación de la Iglesia por los enfermos.

Este es el cometido de la Pastoral de la Salud. Continuar la cercanía con el que sufre y ayudarlo a salir de la enfermedad facilitándole una cura médica y dando un sentido a dicha enfermedad. La pastoral de la salud se empeña en hacer presente  en el anuncio de la muerte y resurrección del Señor, única verdadera salud. Unido a la acción caritativa se une el anuncio evangelizador. No es solamente la solidaridad humana. Es también el ardor misionero. Las 32.116 instituciones católicas dedicadas a la Pastoral de la Salud en América Latina representan un recurso para la evangelización que se debe aprovechar.

Como en otras realidades humanas, la acción de la Iglesia que se realiza en modo individual o a través de sus instituciones, la atención va dirigida a la persona concreta que sufre. La responsabilidad de atender la salud de la población le corresponde a la autoridad civil. Lo que la Iglesia hace es ofrecer una cercanía, un sentido, una ayuda, a quien se encuentra en el sufrimiento. El sufrimiento humano es una experiencia especial de la cruz y de la resurrección del Señor.

marzo 21, 2010 Posted by | DISCÍPULOS, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, IGLESIA, MISION CONTINENTAL | , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 407-410

8.6 Rostros sufrientes que nos duelen

8.6.1 Personas que viven en la calle en las grandes urbes

407. En las grandes urbes es cada vez mayor el número de las personas que viven en la calle. Requieren especial cuidado, atención y trabajo promocional por parte de la Iglesia, de modo tal que mientras se les proporciona ayuda en lo necesario para la vida, se los incluya en proyectos de participación y promoción en los que ellos mismos sean sujetos de su reinserción social.

408. Queremos llamar la atención de los gobiernos locales y nacionales para que diseñen políticas que favorezcan la atención de estos seres humanos, al igual que atiendan las causas que producen este flagelo que afecta a millones de personas en toda nuestra América Latina y El Caribe.

409. La opción preferencial por los pobres nos impulsa, como discípulos y misioneros de Jesús, a buscar caminos nuevos y creativos a fin de responder otros efectos de la pobreza. La situación precaria y la violencia familiar con frecuencia obliga a muchos niños y niñas a buscar recursos económicos en la calle para su supervivencia personal y familiar, exponiéndose también a graves riesgos morales y humanos.

410. Es deber social del Estado crear una política inclusiva de las personas de la calle. Nunca se aceptará como solución a esta grave problemática social la violencia e incluso el asesinato de los niños y jóvenes de la calle, como ha sucedido lamentablemente en algunos países de nuestro continente.

febrero 9, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, MISION CONTINENTAL | , , , , , | 1 Comentario

Comentario n. 391-398

La opción preferencial por los pobres, según mi modo de entenderlo, no es una teoría, o al menos no debería serlo para los discípulos de Jesucristo. La manera como el Documento de Aparecida habla de esta realidad es siguiendo el Evangelio. Es Jesucristo el que quiso nacer y vivir pobre. Quiso estar cerca de los pobres, enfermos y pecadores. En el Antiguo Testamento, los pobres tienen una connotación bien precisa: son los que confían en el Señor, los que esperan todo de Él, los que se mantienen fieles. Esta perspectiva está también presente en el Nuevo Testamento. María e Isabel son dos figuras de los pobres.

Es a partir del Evangelio como la Iglesia y los santos se ponen al servicio de los pobres. Un ejemplo luminoso ha sido Madre Teresa de Calcuta: sirviendo a los más pobres entre los pobres. El amor por los pobres supone el amor por Jesucristo. En esta etapa de misión, esta consideración no se puede dejar de lado.

No son las categorías sociológicas lo que nos dan el sentido de los pobres, nos son líneas puramente sociales lo que se pretende. Tampoco sugiere la exclusión de quienes no sean pobres.  La tarea de la Iglesia es volver a anunciar el Evangelio a los pobres, como la buena noticia de salvación. Amar a los pobres es también evangelizarlos.

diciembre 13, 2009 Posted by | DISCÍPULOS, DOCUMENTO DE APARECIDA, MISION CONTINENTAL | , , , , | Deja un comentario

   

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 134 seguidores