Discípulos y Misioneros

Documento de Aparecida: Texto y Comentarios

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 441

441. Proponemos al respecto algunas orientaciones pastorales:

a)         Inspirarse en la actitud de Jesús para con los niños, de respeto y acogida como los predilectos del Reino, atendiendo a su formación integral. De importancia para toda su vida es el ejemplo de oración de sus padres y abuelos, quienes tienen la misión de enseñar a sus hijos y nietos las primeras oraciones.

b)         Establecer, donde no existan, el Departamento o Sección de Niñez, para desarrollar acciones puntuales y orgánicas a favor de los niños y las niñas.

c)         Promover procesos de reconocimiento de la niñez como un sector decisivo de especial cuidado por parte de la Iglesia, la Sociedad y el Estado.

d)        Tutelar la dignidad y derechos naturales inalienables de los niños y niñas, sin perjuicio de los legítimos derechos de los padres. Velar para que los niños reciban la educación adecuada a su edad en el ámbito de la solidaridad, de la afectividad y la sexualidad humana.

e) Apoyar las experiencias pastorales de atención a la primera infancia.

f)         Estudiar y considerar las pedagogías adecuadas para la educación en la fe de los niños, especialmente en todo lo relacionado a la iniciación cristiana, privilegiando el momento de la primera comunión. De importancia para toda su vida es el ejemplo de oración de sus padres y abuelos, quienes tienen la misión de enseñar a sus hijos y nietos las primeras oraciones.

g)         Valorar la capacidad misionera de los niños y niñas, que no sólo evangelizan a sus propios compañeros, sino que también pueden ser evangelizadores de sus propios padres.

h)         Fomentar la institución de la Infancia Misionera.

i)          Promover y difundir permanentemente investigaciones sobre la niñez, que hagan sostenible, tanto el reconocimiento de su cuidado, como las iniciativas a favor de la defensa y de su promoción integral.

junio 1, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , , | Deja un comentario

Comentario n. 438-440

Solamente quiero subrayar el valor fundamental que tiene la transmisión de la fe en esta edad. En todos los hogares donde hay niños es posible dedicar un poco más de tiempo a considerar este aspecto. Es verdad que la parroquia está llamada a ofrecer un itinerario de formación en la fe  para los niños. Pero esto no exime de la tarea de los padres para formar en la fe a los hijos. Si hubiera más conciencia en la familia de formar discípulos y misioneros de Jesucristo, se aprovecharía a transmitir una experiencia de vida.

Junto a esta tarea de formación en la fe, está el cuidado de la niñez en general. Las diversas iniciativas eclesiales nacen como una respuesta concreta del amor de Cristo por los niños. Advierte el documento, y esto es un reto, que no se puede permanecer indiferente ante el sufrimiento de tantos niños.

mayo 30, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, FAMILIA CRISTIANA | , , , , | Deja un comentario

Comentario n. 437

Las acciones concretas que se proponen para la Pastoral Familiar, son algunos puntos fundamentales  que la pastoral diocesana debería considerar  a la hora definir los objetivos en los planes pastorales.

Considero que este numeral no necesita de un largo comentario, dado que las acciones señaladas son una propuesta que, según las circunstancias y según la experiencia que tenga la pastoral familiar, podrá asumir, reforzar, adecuar o implementar.

Importante es subrayar que, al pensar en la pastoral familiar, se tiene en mente una realidad que necesita de la cooperación de los distintos organismos eclesiales de una diócesis o conferencia episcopal. Podría decir, que toda la Iglesia, pastores y fieles, están llamados a cooperar para fortalecer a la familia, solamente así, los efectos negativos pueden disminuir.

mayo 15, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, FAMILIA CRISTIANA, IGLESIA | , , , | Deja un comentario

Comentario n. 422-426

Los adictos dependientes son la consecuencia del abuso de las drogas. La droga destruye a la persona que la consume y cambia el ambiente familiar y social, trayendo consigo una serie de consecuencias que degradan la vida humana.

Tres son los acentos que la Iglesia pone en este tema: la prevención a través de la educación en valores. Sería reductivo pensar que esta educación se hace solamente en la etapa de la juventud. La educación en valores comienza con la familia. De allí la razón de por qué la Iglesia insiste tanto en la importancia de la familia, fundado en la unión de un hombre y una mujer. Solamente afirmando los valores fundamentales de la vida, se puede contrarrestar otros problemas en forma correcta. Educar en valores supone entender a la persona humana como centro de todo desarrollo social y económico. Prevenir es mejor que lamentar. Prevenir es lo que busca la Iglesia a través de la promoción humana.

Cuando la persona ha caído, habrá que ofrecerle ayuda para que se levante. Este es el segundo aspecto: el acompañamiento del drogadicto. Las iniciativas en esta dirección son variadas. El documento hace mención especial a las Comunidades Terapéuticas, presentes en diversos países latinoamericanos.

El tercer elemento es el apoyo la erradicación de la droga. Corresponde esencialmente a las autoridades civiles: que busquen y pongan los medios necesarios para erradicar el comercio de la droga. Para combatirla es necesario que estén libres de la cadena de corrupción que el comercio de droga impone. Quien comercia con drogas dará cuenta a Dios del mal provocado.

marzo 26, 2010 Posted by | DISCÍPULOS, DOCUMENTO DE APARECIDA, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 417-421

8.6.3 Enfermos

417. La Iglesia ha hecho una opción por la vida. Esta nos proyecta necesariamente hacia las periferias más hondas de la existencia: el nacer y el morir, el niño y el anciano, el sano y el enfermo. San Ireneo nos dice que “la gloria de Dios es el hombre viviente”, aun el débil, el recién concebido, el gastado por los años y el enfermo. Cristo envió a sus apóstoles a predicar el Reino de Dios y a curar a los enfermos, verdaderas catedrales del encuentro con el Señor Jesús.

418. Desde el inicio de la evangelización se ha cumplido este doble mandato. El combate a la enfermedad tiene como finalidad lograr la armonía física, psíquica, social y espiritual para el cumplimiento de la misión recibida. La Pastoral de la Salud es la respuesta a los grandes interrogantes de la vida, como son el sufrimiento y la muerte, a la luz de la muerte y resurrección del Señor.

419. La salud es un tema que mueve grandes intereses en el mundo, pero que no proporcionan una finalidad que la trascienda. En la cultura actual no cabe la muerte y, ante su realidad, se trata de ocultarla. Abriéndola a su dimensión espiritual y trascendente, la Pastoral de la Salud se transforma en el anuncio de la muerte y resurrección del Señor, única verdadera salud. Ella aúna en la economía sacramental del amor de Cristo, el amor de muchos “buenos samaritanos”, presbíteros, diáconos, religiosas, laicos y profesionales de la salud. Las 32.116 instituciones católicas dedicadas a la Pastoral de la Salud en América Latina representan un recurso para la evangelización que se debe aprovechar.

420. En las visitas a los enfermos en los centros de salud, en la compañía silenciosa al enfermo, en el cariñoso trato, en la delicada atención a los requerimientos de la enfermedad se manifiesta, a través de los profesionales y voluntarios discípulos del Señor, la maternidad de la Iglesia que arropa con su ternura, fortalece el corazón y, en el caso del moribundo, lo acompaña en el tránsito definitivo. El enfermo recibe con amor la Palabra, el perdón, el Sacramento de la Unción y los gestos de caridad de los hermanos. El sufrimiento humano es una experiencia especial de la cruz y de la resurrección del Señor.

421. Se debe, por tanto, alentar en las Iglesias particulares la Pastoral de la Salud que incluya distintos campos de atención. Consideramos de gran prioridad fomentar una pastoral con personas que viven con el VIH Sida, en su amplio contexto y en sus significaciones pastorales: que promueva el acompañamiento comprensivo, misericordioso y la defensa de los derechos de las personas infectadas; que implemente la información, promueva la educación y la prevención, con criterios éticos, principalmente entre las nuevas generaciones para que despierte la conciencia de todos a contener esta pandemia. Desde esta V Conferencia pedimos a los gobiernos el acceso gratuito y universal de los medicamentos para el Sida y las dosis oportunas.

marzo 10, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, IGLESIA, MISION CONTINENTAL | , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 411-416

8.6.2 Migrantes

411. Es expresión de caridad, también eclesial, el acompañamiento pastoral de los migrantes. Hay millones de personas concretas que por distintos motivos están en constante movilidad. En América Latina y El Caribe constituyen un hecho nuevo y dramático los emigrantes, desplazados y refugiados sobre todo por causas económicas, políticas y de violencia.

412. La Iglesia, como Madre, debe sentirse a sí misma como Iglesia sin fronteras, Iglesia familiar, atenta al fenómeno creciente de la movilidad humana en sus diversos sectores. Considera indispensable el desarrollo de una mentalidad y una espiritualidad al servicio pastoral de los hermanos en movilidad, estableciendo estructuras nacionales y diocesanas apropiadas, que faciliten el encuentro del extranjero con la Iglesia particular de acogida. Las Conferencias Episcopales y las Diócesis deben asumir proféticamente esta pastoral específica con la dinámica de unir criterios y acciones que ayuden a una permanente atención también a los migrantes, que deben llegar a ser también discípulos y misioneros.

413. Para lograr este objetivo se hace necesario reforzar el diálogo y la cooperación entre las Iglesias de salida y de acogida, en orden a dar una atención humanitaria y pastoral a los que se han movilizado, apoyándolos en su religiosidad y valorando sus expresiones culturales en todo aquello que se refiera al Evangelio. Es necesario que en los Seminarios y Casas de formación se tome conciencia sobre la realidad de la movilidad humana, para darle una respuesta pastoral. También se requiere promover la preparación de laicos que con sentido cristiano, profesionalismo y capacidad de comprensión, puedan acompañar a quienes llegan, como también en los lugares de salida a las familias que dejan. Creemos que “la realidad de las migraciones no se ha de ver nunca sólo como un problema, sino también y sobre todo, como un gran recurso para el camino de la humanidad”.

414. Entre las tareas de la Iglesia a favor de los migrantes está indudablemente la denuncia profética de los atropellos que sufren frecuentemente, como también el esfuerzo por incidir, junto a los organismos de la sociedad civil, en los gobiernos de los países, para lograr una política migratoria que tenga en cuenta los derechos de las personas en movilidad. Debe tener presente también a los desplazados por causa de la violencia. En los países azotados por la violencia se requiere la acción pastoral para acompañar a las víctimas y brindarles acogida y capacitarlos para que puedan vivir de su trabajo. Asimismo, deberá ahondar su esfuerzo pastoral y teológico para promover una ciudadanía universal en la que no haya distinción de personas.

415. Los migrantes deben ser acompañados pastoralmente por sus Iglesias de origen y estimulados a hacerse discípulos y misioneros en las tierras y comunidades que los acogen, compartiendo con ellos las riquezas de su fe y de sus tradiciones religiosas. Los migrantes que parten de nuestras comunidades pueden ofrecer un valioso aporte misionero a las comunidades que los acogen.

416. Las generosas remesas enviadas desde Estados Unidos, Canadá, países europeos y otros, por los inmigrantes latinoamericanos, evidencia la capacidad de sacrificio y amor solidario a favor de las propias familias y patrias de origen. Es, por lo general, ayuda de los pobres a los pobres.

febrero 18, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, MISION CONTINENTAL | , , , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 407-410

8.6 Rostros sufrientes que nos duelen

8.6.1 Personas que viven en la calle en las grandes urbes

407. En las grandes urbes es cada vez mayor el número de las personas que viven en la calle. Requieren especial cuidado, atención y trabajo promocional por parte de la Iglesia, de modo tal que mientras se les proporciona ayuda en lo necesario para la vida, se los incluya en proyectos de participación y promoción en los que ellos mismos sean sujetos de su reinserción social.

408. Queremos llamar la atención de los gobiernos locales y nacionales para que diseñen políticas que favorezcan la atención de estos seres humanos, al igual que atiendan las causas que producen este flagelo que afecta a millones de personas en toda nuestra América Latina y El Caribe.

409. La opción preferencial por los pobres nos impulsa, como discípulos y misioneros de Jesús, a buscar caminos nuevos y creativos a fin de responder otros efectos de la pobreza. La situación precaria y la violencia familiar con frecuencia obliga a muchos niños y niñas a buscar recursos económicos en la calle para su supervivencia personal y familiar, exponiéndose también a graves riesgos morales y humanos.

410. Es deber social del Estado crear una política inclusiva de las personas de la calle. Nunca se aceptará como solución a esta grave problemática social la violencia e incluso el asesinato de los niños y jóvenes de la calle, como ha sucedido lamentablemente en algunos países de nuestro continente.

febrero 9, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, MISION CONTINENTAL | , , , , , | 1 Comentario

Comentario n. 406

Es probable que quien lee los numerales precedentes piense que, hacer esta reflexión en un documento de la Iglesia, sea como tomar campo en la política partidaria. No se trata de esto. Simplemente es proponer a los creyentes los principios del Evangelio en la construcción de la sociedad.  La tarea actual es: la sociedad la construimos todos los que formamos parte de ella, y nosotros, tenemos mucho que aportar a favor de la persona. El Evangelio ilumina la vida del hombre y ayuda a que se reconozca sus valores fundamentales.

Ante todo estas sugerencias se refieren a los católicos laicos. A esa gran mayoría de hombres y mujeres que forman el tejido social. A los hombres y mujeres que cada día se empeñan en distintas tareas y ocupaciones humanas. Y por supuesto, a todo hombre de buena voluntad.

Es necesario que los valores del evangelio sean vividos en la familia y en la sociedad. Se vuelve necesario que ninguno renuncia a ser protagonista desde su condición en que vive. Ser protagonista en el mundo de hoy, participando en la vida democrática. Ninguno tendría que sentirse ajeno a proponer la solidaridad humana y la justicia social como caminos de progreso y libertad. Quizá convendría recordar aquella recomendación de san Pablo: “todo lo bueno, noble y justo” tienen que apoyarlo.

febrero 7, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, FAMILIA CRISTIANA, MISION CONTINENTAL | , , , , | Deja un comentario

DOCUMENTO DE APARECIDA N. 406

8.5 Globalización de la solidaridad y justicia internacional

406. La Iglesia en América Latina y en El Caribe siente que tiene una responsabilidad en formar a los cristianos y sensibilizarlos respecto a grandes cuestiones de la justicia internacional. Por ello, tanto los pastores como los constructores de la sociedad tienen que estar atentos a los debates y normas internacionales sobre la materia. Esto es especialmente importante para los laicos que asumen responsabilidades públicas, solidarios con la vida de los pueblos. Por ello, proponemos lo siguiente:

a) Apoyar la participación de la sociedad civil para la reorientación y consiguiente rehabilitación ética de la política. Por ello, son muy importantes los espacios de participación de la sociedad civil para la vigencia de la democracia, una verdadera economía solidaria y un desarrollo integral, solidario y sustentable.

b) Formar en la ética cristiana que pone como desafío el logro del bien común, la creación de oportunidades para todos, la lucha contra la corrupción, la vigencia de los derechos laborales y sindicales; hay que colocar como prioridad la creación de oportunidades económicas para sectores de la población tradicionalmente marginados, como las mujeres y los jóvenes, desde el reconocimiento de su dignidad. Por ello hay que trabajar por una cultura de la responsabilidad a todo nivel que involucre a personas, empresas, gobiernos y al mismo sistema internacional.

c) Trabajar por el bien común global es promover una justa regulación de la economía, finanzas y comercio mundial. Es urgente proseguir en el desendeudamiento externo para favorecer las inversiones en desarrollo y gasto social, prever regulaciones globales para prevenir y controlar los movimientos especulativos de capitales, para la promoción de un comercio justo y la disminución de las barreras proteccionistas de los poderosos, para asegurar precios adecuados de las materias primas que producen los países empobrecidos y normas justas para atraer y regular las inversiones y servicios entre otros.

d) Examinar atentamente los Tratados intergubernamentales y otras negociaciones respecto del libre comercio. La Iglesia del país latinoamericano implicado, a la luz de un balance de todos los factores que están en juego, tiene que encontrar los caminos más eficaces para alertar a los responsables políticos y a la opinión pública acerca de las eventuales consecuencias negativas que pueden afectar a los sectores más desprotegidos y vulnerables de la población.

e) Llamar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a poner en práctica principios fundamentales como el bien común (la casa es de todos), la subsidiaridad, la solidaridad intergeneracional e intrageneracional.

enero 24, 2010 Posted by | DOCUMENTO DE APARECIDA, ENCUENTRO CON JESUCRISTO, MISION CONTINENTAL | , , , , , | 4 comentarios

Comentario n. 399-405

Vuelvo a los comentarios después de unos días sin poder  hacerlo. Espero que los lectores no se hayan aburrido de esperar los numerales del Documento de Aparecida. El anuncio del Evangelio lleva a reconocer a la persona humana una dignidad nueva: la de ser hijo de Dios. Desde esta perspectiva se sitúa el actuar de la Iglesia. Cada hombre ha sido querido y amado de un modo particular por Dios.

Viendo la situación de muchos grupos de personas que parecen olvidadas en la sociedad, el documento de Aparecida propone una acción social guiada por los principios de la Doctrina Social de la Iglesia. Significa poner a la persona como centro de la sociedad. Parece sólo una definición pero en realidad significa hacer una distinción de valores según el evangelio.

La pastoral social se ocupa en muchos lugares de hacer llegar una ayuda material y una promoción de la persona para que sea sujeto de su propio desarrollo. Pero también es parte de esta pastoral la promoción del actuar social responsable de los cristianos en la sociedad. Una visión de la sociedad guiada exclusivamente por los intereses económicos termina marginando a quien no puede aportar según estas categorías. Cosa que no puede ser. Promover la solidaridad en la sociedad significa despertar la conciencia que la persona debe ocupar un puesto esencial en las políticas de la sociedad.

enero 21, 2010 Posted by | DISCÍPULOS, DOCUMENTO DE APARECIDA, MISION CONTINENTAL | , , , , , | Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 134 seguidores